OPINION

EDITORIAL: El dilema con YilportECU


La transnacional turca YilportECU vuelve a estar en la palestra provincial. Cada vez son más las voces de protesta que se suman al incremento de las tasas portuarias implementadas por la empresa concesionaria de Autoridad Portuaria de Puerto Bolívar.

La transnacional turca YilportECU vuelve a estar en la palestra provincial. Cada vez son más las voces de protesta que se suman al incremento de las tasas portuarias implementadas por la empresa concesionaria de Autoridad Portuaria de Puerto Bolívar.

Productores y exportadores coinciden en que es desmedida el alza. De hecho, ambos sectores enfatizan no estar en contra ni de la concesión ni de la modernización portuaria, pero sí rechazan este incremento, que ni siquiera ha sido sociabilizado de la forma adecuada.

Y tanto productores como exportadores, también han anunciado su intención de llegar hasta donde el señor Presidente de la República, Lenín Moreno Garcés, para que interceda en este problema.

La exportación de banano es la principal actividad económica y productiva en la provincia, no solo por la cantidad de toneladas de banano que se exporta, sino por la cantidad de empleos directos e indirectos que genera.

Por eso, la preocupación es generalizada, ya que si los exportadores, como medida extrema, deciden forzadamente dejar de exportar a través de Puerto Bolívar, y llevar la fruta hasta el puerto de Guayaquil, se comprometería la estabilidad laboral de los estibadores portuarios de Puerto Bolívar.

Ante todo esto, sorprende el silencio del gerente de APPB, quien no se ha pronunciado públicamente sobre este particular tema de las tarifas.