OPINION

¿Sicarios de tinta?


Es un déspota todo aquel que cree, que ser opositor al gobierno es ser traidor a la Patria” Juan Bautista Alberdi. Abogado, economista y escritor argentino.

Por las sanciones que se han impuesto mediante una ley presuntamente dedicadas a medios de comunicación no alineados a la revolución, podríamos suponer que hemos sido gobernados al mismo estilo de otros países que comulgan con igual línea del Socialismo del siglo XXI.


Es un déspota todo aquel que cree, que ser opositor al gobierno es ser traidor a la Patria” Juan Bautista Alberdi. Abogado, economista y escritor argentino.

Por las sanciones que se han impuesto mediante una ley presuntamente dedicadas a medios de comunicación no alineados a la revolución, podríamos suponer que hemos sido gobernados al mismo estilo de otros países que comulgan con igual línea del Socialismo del siglo XXI.

La sanción impuesta a siete medios informativos, por el único hecho de no haber publicado una información venida de un diario argentino, en el que se despotricaba del candidato Guillermo Lasso, nos da lugar al interrogante ¿Si dicha información hubiese sido en contra del candidato oficialista?, Lógico es de pensar que el Observatorio Ciudadano y otros hubiesen hecho todo lo contrario para que dicha información no sea publicada. Pero como los dardos apuntaban hacia el candidato Lasso se usaron las armas previstas para ellos.

Las cautas afirmaciones del Sr. Presidente electo, por un momento nos hicieron soñar despierto, en que tendremos un gobierno altamente democrático. Lamentablemente la arrogancia demostrada por ciertos Asambleístas de la bancada gobiernista en su sesión inaugural, y cuando uno de ellos al referirse a la prensa no alineada, la trató sin tapujo alguno de “Sicarios de tinta”, nos dio lugar a pensar, que el criterio de un sector de revolucionarios es adverso y que la administración venidera pueda ser con los mismos lineamientos de la anterior, sin descartar dentro de estos, el silencio a la prensa libre, para con igual opresión de la década ganada…seguir gobernándonos.

Falta poco para la finalización de los amargos y tristes capítulos que de una u otra manera le han hecho mal a nuestra Patria Altiva y Soberana; capítulos prohibido de olvidarlos, por cuanto cada uno de ellos, estuvieron marcados y revestido no solo de despilfarro y prepotencia, sino de burlas, pobreza, desempleos, persecuciones y odio.

Más allá de lo señalado, esperamos, cambios serios y responsables en todos los organismos del Estado y que en el gobierno del Sr. Presidente Lenin Moreno, la inyección de odio hacia la prensa libre, conjuntamente con la Ley de Comunicación, de una vez por todas desaparezca, de tal manera que los ecuatorianos a través de la prensa no alineada (llamada ahora “sicarios de tinta”) seamos bien informados de lo que otros presuntamente nos pueden estar ocultando, que es la verdad y solo la verdad, sobre los contratos que se ejecuten dentro de la administración pública. Solo así podríamos decir…En el Ecuador, existe plena libertad de expresión y verdadera democracia.