SUCESOS

¡Cuatro fallecidos en las últimas 24 horas!


Luis Emilio Ontaneda, fallecido. Santos Aponte Romero, fallecida. Justo Rodríguez Encarnación, fallecido. Wilmer Castillo Córdova, fallecido.

HUAQUILLAS.- Huaquillas continúa padeciendo ante la implacable e interminable producida por el Covid-19. Y los días siguen marcados con la alarma sanitaria, ya no de confinamiento sino de irrespeto al distanciamiento y sin tomar en serio las normas de seguridad.

La letalidad y secuelas de la pandemia vigente, se evidencia con el alto índice de contagios y de muertes, derivados del irrespeto de muchas personas que siguen saliendo a la calle y disfrutan de fiestas en sus casas y otros lugares, como también por la falta de espacio y atención en las casas de salud.

Y esto se da por la presencia de afectados por los síntomas que acuden cuando el contagio llegó a su límite y esto hace que médicos y enfermeras no puedan hacer nada para evitar el mortal desenlace.

Familias huaquillenses lamentan profundamente la ausencia de sus seres queridos, ya sea por la temible enfermedad, por otras dolencias o causas naturales. Muchas veces sin contar con un sepelio digno, rodeados de todos sus familiares, allegados y amigos. Pero la situación y las normas de bioseguridad, derivadas del COE Nacional, han estado vigentes en todo momento de un fallecimiento.

DECESOS

El deceso de Luis Emilio Ontaneda de 53 años, se registró el día sábado 1 de mayo, aproximadamente a las 00:00, en el hospital básico de Huaquillas, donde pasó sus últimas horas, luego que su salud se agravara tras sufrir de diabetes y detectarle el COVID-19.

Emilio fue hijo de Esther Leonor Ontaneda Saavedra, deja tres hijos; Luis, Luz María, Maité, estuvo casado con Rosa Arias; con él eran cinco hermanos; Aleida, Carmita, Jhon, Ernesto. Su sepelio se cumplió el domingo a las 12:00 en el cementerio general de la vía a Hualtaco.

Otro sentido deceso fue el de la señora Santos Natalia Aponte Romero, quien falleciera en la ciudad de Guayaquil por un paro cardiorrespiratorio, residía en la ciudadela Primero de Mayo, su esposo Gilbert Mayón falleció en la ciudad de Guayaquil. Su sepelio se cumplió del domingo a las 16:30 en el cementerio general de la vía a Hualtaco.

Otro de los fallecidos es Justo Germán Rodríguez Encarnación, quien falleciera en el hospital básico de Huaquillas a las 03:00 del domingo al detectarle el COVID-19. Su sepelio se cumplió el domingo a las 12:30 en el cementerio nuevo de la ciudadela Nuevos Horizontes, con la presencia de familiares y amigos.

Gran tristeza también causó también el deceso del comerciante Wilmer Castillo Córdova, de 48 años, quien falleciera el día domingo a las 14:45 en el hospital básico de Huaquillas al detectarle el COVID-19. Wilmer, deja muy dolidos a su esposa RocÍo Nole y a sus hijos: Jefferson, Yulexi y Ariel.

Su sepelio se llevó a cabo el domingo a las 18:00 en el cementerio nuevo de la ciudadela Nuevos Horizontes. Todas estas muertes se unen a la de más de 140 personas que perdieron la vida dentro de la pandemia y por otras causas asociadas a la vigente enfermedad.

VIGENTE

Y aunque se ha abierto el abanico para la reactivación del comercio, rutas de transporte de pasajeros, mayor movilidad en parques y avenidas la enfermedad sigue vigente y no se ha ido, y los más grave que esta situación aún no es respetada por aquellos que todavía no sufren la pérdida de un ser querido.

Muchas han sido las muertes en el cantón Huaquillas. Se habla que sobrepasan el centenar. Hombres y mujeres que han tenido por años sus negocios y han emprendido positivamente en el comercio han fallecido dejando gran dolor en sus familias y una gran consternación en la ciudadanía.

Pero muchos ciudadanos, a pesar de las evidentes muertes, se pavonean en canchas, mercados, plazoletas, al filo del Canal Internacional, billares, y locales clandestinos sin que haya un poco de preocupación, no tanto por ellos que decidieron burlar la enfermedad, sino por sus seres queridos que inocentemente están expuestos a un contagio.