OPINION

Editorial: Propagación del virus


¿Las autoridades cantan victoria porque, según sus cifras, se han reducido los reportes de aglomeraciones, fiestas, reuniones, infracciones al toque de queda y demás? Cuidado. No hay que relajarse, mucho menos por un 20 % de reducción en las cifras. Cuando se reduzca todo a cero, quizá sí podamos decir que ha surtido efecto el confinamiento.

¿Las autoridades cantan victoria porque, según sus cifras, se han reducido los reportes de aglomeraciones, fiestas, reuniones, infracciones al toque de queda y demás? Cuidado. No hay que relajarse, mucho menos por un 20 % de reducción en las cifras. Cuando se reduzca todo a cero, quizá sí podamos decir que ha surtido efecto el confinamiento. El objetivo es que no haya muertes a causa del COVID-19. Este fin de semana hubo 22 muertos por el virus en El Oro, según el reporte oficial del MSP. Claro, las autoridades dirán que obedece aún a quienes se contagiaron antes de la vigencia del estado de excepción decretado por el régimen desde el 23 de abril hasta el 20 de mayo. Se viene lo más difícil, un fin de semana ideal para la propagación del COVID-19 a cargo de quienes irresponsablemente buscarán reunirse. El sábado se juega el Clásico del Astillero y el ciudadano común, el que no tiene plata para pagar suscripción por cable o para descargar una aplicación de contenido pague por ver, buscará la forma de ver el partido, ya sea pirateando alguna señal, o lo que es peor, reuniéndose en algún bar clandestino, de esos que proliferan en esta época de restricciones. Eso deben prever las autoridades y evitarlo. Clausurar sin contemplación alguna, no solo ir donde están los pobres. Ir también a donde están los que concentran el poder económico. De por medio está la salud de los machaleños, orenses y ecuatorianos. No podemos seguir contando muertos por COVID-19 como si fuesen caramelos.

Y otro hecho que, de seguro, va a provocar aglomeraciones, será el Día de la Madre. Ya hay voces de artistas que piden que se les deje tocar serenatas a las madres este fin de semana. ¡Qué irresponsable sería autorizarlos! Si bien es cierto, existe una necesidad económica urgente, también es real que, dada la magnitud de los hechos, dar paso a ese pedido sería imprudente. Más bien, sería dar paso a otros hechos, como la venta de licor y demás, a pretexto de esta fecha. La mejor forma de cuidar y respetar a nuestras madres es quedándonos en casa, para no contagiarlas del COVID-19.