OPINION

Un espacio de esperanza


Mariana Roldós Aguilera

Se inicia un nuevo año lectivo en la Costa y en otros espacios con este régimen a partir de la semana próxima, lo que significa que maestros y alumnos volverán a las aulas a prepararse como ciudadanos conscientes para ser útiles a la Patria que los vio nacer.

La Educación es la puerta para el conocimiento y el aprendizaje y cada grupo humano que accede al saber va “edificando” su vida y cambiando el esquema familiar a la par que la ciudad modifica saberes e investigación.

La educación es la mejor siembra porque que se regó el intelecto de sabiduría, paciencia, valores morales y éticos; la vida es una manera de agradecer a Dios desde el espacio de actuación ciudadana.

Vivimos y somos conscientes que es un momento el estar en este mundo.

Por eso, hace unos años, expresaba poéticamente:

Vivir

tiene un tiempo

de ser,

de formación

cumpliendo

las metas y los deseos

hechos de miel,

penumbras;

aromas de violetas

y escrituras en espacios

controversiales,

curvos:

jamás lineales!

Sé que a todos nos llegará

en un día cualquiera

una imagen no corpórea

que tocará la puerta

de nuestro espíritu

y dirá con voz grave:

es la hora.

Así es!

Me pregunto fuera: estoy preparada? Así es mejor?

Sonrío y trato de admirar el texto en la oscuridad

Aún tengo el tiempo. Sonrío!