NACIONAL

En el primer fin de semana de toque de queda hubo 94 detenidos, 415 casos de violencia intrafamiliar y 1.220 alertas de fiestas en domicilios


En Ilumán, Otavalo, se desarticuló una fiesta clandestina que contaba con la asistencia aproximada de 40 personas.

Durante el primer fin de semana de toque de queda en 16 provincias del país se registraron 415 casos de violencia intrafamiliar, 94 detenidos, 192 libadores, 1.220 alertas de fiestas en domicilios de las cuales 23 fueron verificadas, 836 escándalos públicos, 547 aglomeraciones y 20 locales clausurados.

Esas son las cifras que reportó la Policía Nacional hasta las 12:00 del 25 de abril al realizar un balance de las novedades registradas en las provincias donde se declaró el estado de excepción como una medida para detener contagios de COVID-19.

El ECU911 además atendió, durante el confinamiento, 23.409 llamadas de auxilio; además, las intendencias de Policía de las 16 provincias donde rige el toque de queda realizaron 147 controles donde se hizo inspección de 85 actividades no autorizadas; así también se verificó la apertura de 141 locales, tiendas y comercios.

Desde el viernes 23 de abril al domingo 25, la Policía Nacional realizó 1.567 operativos de toque de queda, registró a 22.617 personas, revisó 22.064 vehículos y, además, se reportaron 17 casos de vehículos robados.

Respecto a la circulación de vehículos en las vías y ciudades donde rige el toque de queda, los agentes de tránsito emitieron 77 citaciones a conductores que no acataron la disposición de restricción de movilidad absoluta. El mayor número de citados se encuentra en la provincia de Esmeraldas con 19 casos, seguida de Imbabura, Pichincha, Cotopaxi, Pastaza, Los Ríos, Chimborazo, Manabí, Santo Domingo de los Tsáchilas, Sucumbíos y Napo.