NACIONAL

En Quito 102 personas esperan por una cama en cuidados intensivos por COVID-19


En el hospital Quito Sur, del IESS, se habilitó el espacio de la cafetería para atender a pacientes con COVID-19.

De acuerdo con el último reporte de la Secretaría de Salud de Quito, con corte este 12 de abril, existe un aumento de casos positivos con el virus durante la semana del 3 al 9 de abril. Esto indica que la velocidad de contagio aumentó a 1,11 y la tasa de letalidad a 2,5%, frente al 2,1% del informe anterior.

El grupo etario más afectado es el de personas de entre 20 y 49 años, con el 62,36% del total de casos confirmados en la ciudad. Le sigue con el 20,56% el grupo de ciudadanos de 50 a 64 años.

Las camas en unidades de cuidados intensivos (UCI) se encuentran ocupadas en un 96%. Durante las últimas semanas se registró el número más alto de pacientes a la espera de una cama: fue de 112; sin embargo, ahora hay 102 personas en la lista de espera. Según las autoridades, esto responde al alto índice de mortalidad registrado.

La falta de camas en UCI también provoca un aumento de muertes en la capital. “Tenemos falta de respuesta porque la creación o reconversión de camas UCI se debe a la tecnología y al personal especializado” aseguró Ximena Abarca, secretaria de Salud.

La crisis sanitaria se extiende al área de hospitalización, donde 45 personas esperan un espacio para recibir atención médica.

Según Álvaro Gaibor, gerente general del hospital IESS Quito Sur, esta casa de salud se encuentra operando al 150% de su capacidad. “Los pacientes llegan en estado crítico, dependientes de altas cantidades de oxígeno. Nuestro hospital se encuentra prácticamente limitado por el número de tomas de oxígeno”, añadió.

Las brigadas móviles y puntos fijos de atención del cabildo quiteño han realizado 117.070 atenciones desde el 22 de julio, con el 22% de pacientes con resultado positivo por COVID-19. Solo en la semana del 3 al 9 de abril se tomaron 1.501 muestras para la detección del virus, el 44% de estas tuvo resultado positivo.

Una de las causas del alto índice de mortalidad es, según Gaibor, que los pacientes esperan demasiado tiempo para acudir a una casa de salud. Otro factor que agrava la situación es la automedicación, que, de acuerdo con Gaibor, complica la atención.

La mortalidad va en aumento, dejando como saldo un 84,7% de muertes en exceso en la capital, tomando en cuenta las cifras hasta el 8 de este mes. El personal municipal ha realizado el levantamiento de quince cadáveres confirmados o con presunción de portar el virus. Esta cifra representa un aumento de tres veces lo ocurrido el mismo mes del año anterior. También se especificó que más del 50% corresponde a adultos mayores de 65 años.

Por su parte, el Patronato San José continúa con el proceso de vacunación para los adultos mayores miembros del programa “60 y piquito”. Alrededor de 1.600 personas recibieron ya la segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19.

Ximena Abarca dijo que el personal médico está agotado y no hay herramientas legales para confinar nuevamente a la ciudadanía. Por lo tanto, depende de la responsabilidad de cada persona en cumplir las medidas de bioseguridad y evitar las aglomeraciones.

A la fecha, Quito es la ciudad más golpeada por la pandemia con 111.516 casos confirmados. Dentro de la ciudad las parroquias con mayor incidencia de contagios son Chillogallo, Iñaquito, Calderón, Cotocollao y Guamaní.