SUCESOS

Un policía y dos civiles mueren a balazos


Luego que se cumpliera la diligencia de levantamiento del cadáver del policía Jesús Intriago Zamora, se procedió el traslado del mismo al Centro Forense.

Los Ríos. – Tres hechos violentos con muertes entre la noche del martes y madrugada de ayer, se registraron en los cantones Babahoyo y Quevedo, uno de los fallecidos fue miembro de la Unidad de Mantenimineto del Orden -UMO- de la Policía Nacional.

El servidor policial se llamó Jesús Erioster Intriago Zamora, de 22 años. En cumplimiento de una orden de servicio acudió a un inmueble en el recinto Los Laureles, parroquia Febres Cordero, cantón Babahoyo, para hacer efectiva una boleta de captura en contra de Tito C.

Lamentablemente para el uniformado, este individuo, al parecer lo estaba esperando y al tenerlo cerca le disparó, impactando uno de los proyectiles en el rostro del agente policial.

Este hecho ocurrió la madrugada de ayer. El asesino, tras el hecho, desapareció, lo que ha dado lugar a que elementos especializados emprendan en las investigaciones y búsqueda para localizar al asesino.

Mientras tanto, el cuerpo del asesinado, fue movilizado a la morgue en Babahoyo para la necropsia y retiro del cadáver por parte de los familiares para el velatorio y posterior sepultura.

La cúpula policial encabezada por la general Tanya Varela, a través de diferentes medios de comunicación, hizo público su pesar por la muerte de un colaborador que, cumpliendo con su trabajo, murió.

EN QUEVEDO

También ayer, pocas horas después del asesinato al policía, en el barrio Mercedes de la parroquia La Esperanza, cantón Quevedo, se registró otro hecho violento en el que la víctima fue Ángel Daniel González Mendoza, más conocido por sus amigos y allegados como “Cuerillo”.

Eran las 09.20 cuando desde el mencionado sector se dio la alerta sobre un ataque con bala a un ciudadano que, en su afan por evitar ser impactado, corrió hacia su casa, pero resultó abatido.

BUENA FE

El caso de la tercera persona fallecida se dio la noche del martes en circunstancias que el ahora fallecido Adrián Taía Vargas se movilizaba en su moto por el tramo Buena Fe – Quevedo.

No se ha precisado si fue un caso de sicariato o de robo. Lo cierto fue que mientras circulaba el ahora occiso en su vehículo, sujetos desconocidos lo interceptaron y le dispararon.

La comunidad de los cantones riosenses está aterrada por la ola de asesinatos que se han registrado en las últimas semanas, entre los que se cuenta la del servidor policial.

Arduo trabajo tiene la Policía en lo que tiene que ver con las investigaciones para dar con el pardero de los asesinos y descubrir el móvil de dos de las muertes.