NACIONAL

Ecuador espera recibir más vacunas contra el coronavirus de AstraZeneca, marca vetada en algunos países europeos


La OMS pidió no ceder ante el pánico y volvió a recomendar a los países que cuentan con la vacuna de AstraZeneca que continúen utilizándola.

QUITO.- El pasado 22 de enero, el entonces ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, anunció que la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria por Ecuador (Arcsa) aprobó la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por el laboratorio británico AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

“La Agencia autorizó la importación del medicamento, Vacuna AstraZeneca COVID-19 en aproximadamente cinco millones de dosis, que serán aplicadas a 2′500.000 ecuatorianos más, lo que permitirá al Ecuador fortalecer el proceso de contención de la enfermedad para lograr la inmunidad colectiva”, se indicó el 24 de enero pasado en una publicación del portal del Ministerio de Salud.

Sin embargo, hasta el momento la entidad no ha informado las fechas exactas en las que estas vacunas adicionales llegarán al país, aunque según el portal web Plan Vacunarse, en mayo y junio llegarían otras fórmulas de la farmacéutica AstraZeneca, cuya aplicación actualmente se ha suspendido en varios países de Europa tras los informes sobre posibles efectos secundarios inesperados.

Los principales países europeos que han suspendido el uso de la vacuna de AstraZeneca contra el COVID-19 hasta ahora son Dinamarca, Noruega, Islandia, Bulgaria, Irlanda, Estonia, Lituania, Austria, Países Bajos, Alemania, Italia, Francia y España, se indica en una publicación de CNN.

En Dinamarca, por ejemplo, se detuvo la aplicación de esta vacuna como una “medida de precaución”, ya que se investigan “signos de un posible efecto secundario grave en forma de coágulos de sangre mortales”, luego de que una persona danesa muriera después de la vacunación, según funcionarios de salud del país.

España anunció que se unió este lunes a Alemania, Francia e Italia para detener el uso de la vacuna AstraZeneca en respuesta a un pequeño número de personas en Europa que sufrió coágulos de sangre, y algunas murieron después de recibir la vacuna.

Es una suspensión “temporal y preventiva hasta que la Agencia Europea de Medicamentos pueda evaluar los riesgos”, dijo la ministra de Salud de España, Carolina Darias.

Además, el Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia (PRAC, por sus siglas en inglés) de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) identificó alergias graves, como por ejemplo la anafilaxia, como posibles efectos secundarios de la vacuna contra el coronavirus desarrollada por la compañía AstraZeneca, se señala en un artículo del portal de noticias ABC.

“Después de una revisión cuidadosa de los datos, creemos que es probable que exista un vínculo con la vacuna en, al menos, algunos de estos casos”, informó la EMA, tras realizar una revisión de 41 informes de casos de posible anafilaxia observada en alrededor de cinco millones de vacunas administradas en el Reino Unido.

LA RESPUESTA DE ASTRAZENECA

En un comunicado difundido el domingo último, AstraZeneca indicó que el “examen atento de todos los datos de seguridad disponibles sobre más de 17 millones de personas en la Unión Europea y Reino Unido” que han recibido su vacuna “no ha aportado ninguna prueba de riesgo creciente de embolia pulmonar, trombosis venosa profunda (TVP) o trombocitopenia en ningún grupo de edad, sexo, lotes o países en particular”.

En la Unión Europea y Reino Unido se han registrado TVP y embolias pulmonares en personas vacunadas, pero “mucho menos de lo que podría ocurrir naturalmente en una población general de este tamaño y similar”, subrayó el laboratorio, según del sitio web de noticias Deutsche Welle.

Para AstraZeneca, estos problemas se suman a la nueva revisión a la baja del suministro a la Unión Europea para junio y que el laboratorio se ha visto obligado a anunciar alegando problemas de exportación.