SUCESOS

Por salvar a su nieta, adulta mayor se quemó su mano


Con su mano derecha imposibilitada quedó la señora Josefina Buele al quemarse con agua hirviendo, por evitar que una nieta de seis años retire el recipiente desde la hornilla de la cocina.


Con quemaduras de segundo grado en su mano derecha resultó Josefina Buele, de 76 años, al virársele una olla con agua hirviendo por intentar evitar que su nieta de seis años retirara el recipiente desde la hornilla.

El caso fue que la madre de la niña salió a la tienda y le dijo a la pequeña que si se demoraba un poco, retire la olla y ponga otra con agua para cocinar yucas, como la mamá efectivamente se demoró, la niña quiso cumplir el pedido y agarrando un trapo se dispuso a retirar la olla.

En ese instante ingresó la abuela a la cocina y al ver lo que la nieta iba a efectuar, corrió y la retiró de un empellón, circunstancia en la que accidentalmente golpeó el recipiente y este se viró sobre su mano derecha.

Este percance se registró pasadas las 17:00 del domingo en la ciudadela Luz de América, desde donde se la movilizó hasta el hospital por parte de la hija y una vecina que había acudido ante el pedido de ayuda de la niña.

Mercedes Luna, hija de la señora quemada, dijo que la niña en algunas ocasiones ha realizado el tipo de tarea que le encomendó, parece que en esta vez su madre se apresuró y por querer evitar una desgracia, la ocasionó.

Las quemaduras son de gran consideración y a decir del médico que la trató, deberá seguir estructamente el tratamiento para recuperarse, ya que caso contrario por su problema de hipertensión y diabetes, podrían darse complicaciones, temor que la obliga a extremar cuidados, anotó Mercedes.