SUCESOS

Tiroteo en terminal alarmó a turistas


Franklin Elizalde, fue trasladado al hospital básico de Huaquillas.

Huaquillas. Como es habitual en la frontera, los hechos de violencia no cesan, lo cual tiene alarmado a toda la población, eran las 16:00 de ayer jueves 19 de noviembre, todo era calma en las afueras del coliseo municipal de deportes, donde funciona la terminal terrestre temporal cuando asomaron dos individuos a bordo de una motocicleta, disparando a mansalva con una pistola en contra de un ciudadano que en esos momentos se encontraba en el sector.

Esta acción violenta tipo sicariato tomó desprevenidos a los presentes, sin embargo, por el instituto de sobrevivencia se agacharon o buscaron protección de las balas, que retumbaron y alarmaron a la ciudadanía que de inmediato comunicaron al Ecu-911.

Luego de descargar toda la carga de la pistola, los sicarios suponiendo que aniquilaron al ciudadano, abandonaron precipitadamente el lugar, sin embargo, el intento de asesinato no fue bien ejecutado porque el herido identificado como Franklin Elizalde, más conocido como “Caballón”, solo presentaba una herida a la altura del abdomen y en la mano izquierda, quien fue trasladado hasta el hospital básico de Huaquillas y luego llevado a la ciudad de Machala.

Miembros de la Policía estuvieron en el lugar de los hechos recabando información para determinar el móvil de este atentado que se repite por segunda vez. El Coliseo está ubicado en las calles Corina Parrales y Av. La República, ciudadela Los Vergeles.

La ciudadanía de Huaquillas está alarmada por la inseguridad y esta serie de actos violentos que han causado varios muertos en las últimas semanas. En el presente caso, al parecer estarían operando bandas dedicadas al traslado por rutas clandestinas hacia Perú y desde el vecino país a Ecuador. Esto debido a que la frontera aún permanece cerrada, a partir del mes de marzo cuando se presentó la pandemia.

Hace dos semanas se reunió el COE provincial presidido por el Gobernador donde se resolvió una mayor coordinación, así como el aumento de efectivos, pero se presume que este personal tanto de la Policía como del Ejército aún no están disponibles y por eso estas bandas de criminales y sicarios vienen operando en la ciudad y a lo largo de toda la frontera común.