OPINIóN

Editorial: Más impuestos en plena crisis


El Gobierno Autónomo Descentralizado Municipal de Machala se ha empeñado a tomar una serie de decisiones equivocadas en cadena, que, en este espacio hemos cuestionado y, lamentablemente, el tiempo nos ha dado la razón.

Aquí cuestionamientos, oportunamente, la realización de actividades proselitistas disfrazadas de inauguraciones de obras. Y la oposición obedece a que todavía está vigente la pandemia, pese a que terminó la emergencia sanitaria.


El Gobierno Autónomo Descentralizado Municipal de Machala se ha empeñado a tomar una serie de decisiones equivocadas en cadena, que, en este espacio hemos cuestionado y, lamentablemente, el tiempo nos ha dado la razón.

Aquí cuestionamientos, oportunamente, la realización de actividades proselitistas disfrazadas de inauguraciones de obras. Y la oposición obedece a que todavía está vigente la pandemia, pese a que terminó la emergencia sanitaria.

También cuestionamos, en su debido momento, la realización de actos públicos masivos, como la proyección de un partido de fútbol de Ecuador. Esta semana, los machaleños lamentaron la partida de un ciudadano, acribillado delante de sus compañeros de trabajo y del público que asistió a un acto masivo. Esperaron el derramamiento de sangre para someter a análisis las acciones tomadas y buscar -recién- nuevas medidas.

Pero esas no son las únicas decisiones desatinadas desde el municipio de Machala. Los impuestos, hoy, son impagables.

Las quejas son constantes, sobre todo, en materia de permisos otorgados por el Cuerpo de Bomberos. Está bien que cobren ese impuesto. Lo que está mal es que hayan elevado desmesuradamente su valor. ¿Cómo pretenden la reactivación económica con esas tarifas?

Los ecuatorianos somos mal pensados por antonomasia, más aún, tomando en consideración que luego de 40 años de democracia, los políticos se han encargado de generar ese ambiente de desconfianza.

En ese contexto, para cada machaleño es inevitable recordar que el hermano del alcalde es candidato a asambleísta. Por eso, resulta ineludible asociar esta alza de impuestos con la búsqueda de financiamiento para la campaña.

Pero al margen de especulaciones poco oficiosas, la controversia está en la propia sensibilidad municipal. Miles de machaleños se quedaron sin trabajo y buscan reactivarse con un negocio propio o emprendimiento. No es justo que esa búsqueda tenga trabas generadas desde las propias autoridades. Las autoridades del cabildo deben rever urgentemente esta desatinada decisión.