CANTONAL

Piratería acecha a 500 pescadores del cantón fronterizo de Huaquillas


PUERTO BOLÍVAR.- A través de la colocación de un trapo en los motores, las bandas delincuenciales identifican que esas embarcaciones ya “pagaron” el “peaje”.

HUALTACO. Cangrejeros, pescadores y concheros son víctimas de la piratería que opera en el perfil costero de la provincia de El Oro.  

Los obreros de alta mar tienen temor a denunciar los robos de sus herramientas de trabajo porque son  objetos de chantaje por parte de los delincuentes.


HUALTACO (HUAQUILLAS).- Si el comercio de Huaquillas no está exento del hampa, mucho menos los pescadores artesanales que tienen que lidiar con los piratas cuando salen a sus faenas de pesca.  

De acuerdo a las versiones de los obreros del mar, que evitaron revelar sus identidades por temor a represalias, los piratas merodean las zonas de su trabajo para ‘pescar’ a sus víctimas que, se dedican a recoger pescado, conchas y cangrejo. No denuncian por temor a las amenazas de muerte.

“Los robos se dan por el sector de Las Huacas y en todas las partes que uno realiza el trabajo. Cuando uno está en las labores de pesca llegan los piratas repartiendo plomo. No nos dan tiempo de huir. Es mejor quedarse ahí para que a uno no le maten”, relató un joven de Huaquillas que se dedica a recoger conchas y quien prefirió estar en el anonimato.

 

PERJUICIOS ECONÓMICOS

Clemente Mayón, presidente de la Asociación de Producción Pesquera Artesanal a fines ‘10 de Agosto’, detalla que los lamentos de los socios y de las demás personas que se dedican a todo tipo de actividad pesquera son recurrentes por el tema de la inseguridad en el mar. Según el dirigente, son 500 habitantes que están relacionados a la pesca viven en zozobra por aquello.  

Explica que el perjuicio es considerable cuando son víctimas. Una embarcación está por los 3 mil dólares y un motor oscila entre los 5 a 7 mil dólares, dependiendo del cilindraje, asevera.

 “No sabemos de dónde los piratas tienen buen armamento. Hay compañeros que se fueron a las faenas de pesca, pero nunca volvieron. Lo que sabemos es que cuando los matan los amarran con algo pesado para que sus cuerpos no salgan a flote”, contó el dirigente, el cual pidió mayor seguridad a las autoridades.      

 

NUEVO MÉTODO EXTORSIÓN

Las bandas delictivas han empleado un nuevo método de extorsión para “dejar trabajar” a los pescadores en las zonas que los delincuentes han delimitado para ejecutar sus actividades ilícitas.

Este forma de extorsionar consiste en ubicar distintivos en los motores o embarcaciones, es decir, el pescador que ya canceló a los piratas deben ubicar estas señales en sus herramientas de trabajo. La mayoría forra los motores con una tela visible o su vez los pintan.

“Existe una presunta banda de extorsión en Puerto Bolívar, que cobra y ubica ese tipo de distintivos para identificar a embarcaciones que han cancelado un valor mensual para no ser víctimas de asaltos”, confirma un oficial de la marina, al que reservamos su identidad.

 

REUNIÓN DE SEGURIDAD

El Comité de Seguridad de la Vida Humana se reunió el pasado martes con la finalidad de fortalecer acciones de control de la inseguridad en alta mar.

A través de un boletín de prensa que emitió la Gobernación de El Oro, se detalla que las instituciones involucradas buscan garantizar la seguridad en los espacios acuáticos del territorio orense.  

RECONOCEN EL PROBLEMA

En dicha reunión participó Leonardo Palomeque, jefe de la Capitanía de Puerto de Puerto Bolívar, el cual aseguró al comité que por actividades de investigación y por denuncias de los propios pescadores, “se conoce la existencia de bandas delincuenciales”. Estas se dedicarían a la extorsión, aseguró Palomeque.

Para ello mencionó que han elaborado el proyecto ‘Olimpo’, con el cual plantean varias acciones de intervención, las mismas que permitirán bajar los tiempos de reacción ante los eventos delictivos en alta mar. Este trabajo será articulado con la Policía Nacional y la Fiscalía de Espacios Acuáticos.

 

INTELIGENCIA POLICIAL

Para acompañar los trabajos de investigación de la Capitanía, el jefe de Policía de la Subzona El Oro, coronel Raymond Quelal, se comprometió en cambio en brindar apoyo institucional. De esta manera, dispuso un equipo de trabajo para realizar labores de inteligencia que permitan identificar a los miembros de las bandas delictivas que estarían operando en el filo costero orense.

La reunión del Comité fue presidida por el Gobernador de El Oro, Danny Gámez, quien dijo “todas las instituciones que somos parte de este Comité estamos predispuestas a reforzar las acciones según nuestras competencias, para logra garantizar la seguridad de quienes realizan sus actividades productivas en alta mar”.

 

CIFRAS OFICIALES

Según cifras oficiales de la Capitanía, en lo que va del 2020 se han presentado 61 denuncias por escrito. Estas corresponden a todo el perfil costanero de la provincia. Sin embargo, Mayón cuenta que tiene reportes de más 100 sucesos de enero a octubre del año en curso.

En cambio, en la jurisdicción del cantón Huaquillas, hubo tres emergencias, pero que estas no fueron presentadas por escrito, es decir, los afectados tuvieron temor a denunciar por las amenazas que son objeto.

La Capitanía durante todo el 2019 cubrió aproximadamente  1400 rutas seguras dirigidas al sector productivo. Dieron seguridad a 4000 embarcaciones en donde no se tuvo ninguna emergencia ni se suscitó algún robo, según el ente de seguridad marina.  

Mientras tanto, hasta la presente fecha del 2020, se han cubierto 804 rutas seguras. La custodia abarcó a 2400 embarcaciones y hasta el momento no se ha suscitado algún evento adverso durante las mismas, precisa la información remetida a este diario.