OPINION

Editorial: Una vía anhelada


Por fin parece que toma forma la construcción de la vía que conecta a El Oro con Guayas. En esta ocasión, el contrato firmado es para el tramo Naranjal-Tenguel. Pero resta todavía el tramo hasta Río Siete.

Esperemos que esta serie de firmas de contratos y demás, se cristalicen de una vez por todas en la ejecución de la obra que es lo que realmente importa a los orenses.


Por fin parece que toma forma la construcción de la vía que conecta a El Oro con Guayas. En esta ocasión, el contrato firmado es para el tramo Naranjal-Tenguel. Pero resta todavía el tramo hasta Río Siete.

Esperemos que esta serie de firmas de contratos y demás, se cristalicen de una vez por todas en la ejecución de la obra que es lo que realmente importa a los orenses.

La vía a Guayas es de vital importancia, fun-damentalmente, para los sectores productivos, pues tanto bananeros como camaroneros requieren de esta arteria para el traslado de sus productos de exportación.

Ni qué decir con la conectividad para impulsar el turismo desde el norte del país hacia nuestra provincia.

Ojalá y esta actividad desarrollada por el Ministerio de Transporte sea realmente lo que anunciaron. Que empiecen los trabajos este mismo año y que la entrega de la obra esté en los plazos previstos. La incredulidad radica, sobre todo, en la decepción de anteriores ofertas de similar naturaleza y que finalmente quedaron incumplidas.

Veamos cómo nos fue con los institutos tecnológicos ofrecidos. Firmaron una serie de papeles. Incluso ofrecieron este mes comenzar los trabajos, pero hasta ahora, ni una sola piedra ha sido colocada.

El eterno olvido en el que estamos los orenses nos deja una sensación lamentable de tristeza. El bicentralismo gubernamental nos ha postrado al retraso, pese a que desde esta provincia se generan los más importantes aportes al erario nacional, a través del banano y camarón, fundamentalmente.

La vialidad es clave, pero debe ser complementada con un auténtico impulso integral a la productividad provincial y nacional.

Este gobierno incumplió con El Oro. No podemos equivocarnos.

El siguiente gobierno debe cumplir todo lo que los anteriores prometieron para darle a esta provincia el impulso necesario para surgir y con ello, automáticamente, surge también el país.