SUCESOS

Sentenciado a 34 años por matar a machetazos a una mujer


Gina Jeohvita Camacho Chica. Gina Camacho se encontraba lavando la ropa cuando fue atacada por el hombre. Joffre M. G. aseguraba que no recordaba el crimen.

SANTA ROSA.- El alegato de una laguna mental que le impedía recordar el asesinato de Gina Jeohvita Camacho Chica no salvó a Joffre Elías M. G., de 45 años, de recibir una sentencia de 34 años por el presunto delito de femicidio.

AUDIENCIA

En la mañana de ayer ser realizó la audiencia en la Corte de Justicia de El Oro, por ello, familiares y representantes del Movimiento de Mujeres (MMO) realizaron un plantón.

“Este plantón no solo es por Gina sino por todas las mujeres que han sido asesinadas en la provincia y queremos que todas tengan justicia”, manifestó de MMO.

durante la etapa de juicio, la defensa del procesado indicó que el ciudadano no recordaba los hechos debido a que sufre de lagunas mentales, por ello, solicitaban que reciba una sentencia por femicidio, sino por un delito menor.

FISCALÍA

Por su parte, Fiscalía indicó que en diciembre de 2018, Gina Camacho realizó la denuncia por hostigamiento y daño psicológico, además solicitó una boleta.

Como evidencia, presentó el testimonio que ella rindió en ese entonces, donde aseguró que mantuvieron una relación por dos meses y desde que cortó, él no dejaba de perseguirla.

“No solo existía esta denuncia, también tenía una boleta de captura por tentativa de asesinato y si lo capturaban nunca habría cometido este crimen”, manifestó la representante legal del MMO.

También Fiscalía presentó otras evidencia y los testimonios de las personas que presenciaron el hecho, que fueron más de 15.

A causa que existe riesgo de contagio de coronavirus y que el presunto femicida se encuentra en el Centro de Privación de Libertad de Varones, le tocó escuchar la sentencia de manera virtual.

El hombre recibió una sentencia de 34 años ocho meses, además, deberá pagar una reparación integral de 80 mil dólares.

CRIMEN

Cerca de las 09:00 del lunes 17 de junio de 2019, Gina Camacho, con una tina azul salió al patio de su casa para lavar la ropa, de pronto, el sospechoso se le acercó para propinarle un machetazo que le cercenó el brazo derecho.

Gina corrió e intentó entrar a la casa de unas vecinas, que al escuchar los gritos salieron a ver que ocurría e intentaron ayudarla, pero el hombre amenazó con matarlas, entonces cerraron la puerta.

La víctima corrió con dirección a la iglesia, pero cerca de la parada de buses, el sujeto nuevamente la alcanzó y le propinó otros machetazos.

Los gritos llamaron la atención de vecinos que justo a esa hora tendían cacao, entonces corrieron a ayudar y al ver a la mujer en el suelo lleno de sangre y que su victimario no se detenía, se armaron con piedras y lo atacaron, hasta que soltara el machete, pero después sacó un cuchillo y le dio dos puñaladas.

MADRE

Cuando Carmen Chica Ruiz, madre de la víctima, escuchó la sentencia no pudo aguantar el llanto y abrazó a las personas que encontraban cerca de ella.

“Aunque esto no me va a regresar a mi hija, espere este porque por lo menos se hizo justicia y ella podrá descansar en paz”, expresó.

La mujer recomendó a las personas que en caso de ser testigos de un caso de violencia contra la mujer, no se queden callados y denuncien o busquen ayuda, porque de esta manera se evitarían este tipo de delitos.

FEMICIDIO

El femicidio es el resultado de la violencia extrema contra las mujeres por su condición de género, que reflejan la existencia de relaciones inequitativas, desiguales y basadas en el poder.

En el Código Orgánico Integral Penal (COIP), que entró en vigencia el 10 de agosto de 2014, se tipificó en el artículo 141 el femicidio de la siguiente manera: La persona que, como resultado de relaciones de poder manifestadas en cualquier tipo de violencia, dé muerte a una mujer por el hecho de serlo o por su condición de género, será sancionada con pena privativa de libertad de 22 a 23 años.

Pero también se establecieron las circunstancias agravantes en el artículo 142 donde se impondrá el máximo de la pena prevista en el artículo anterior por:

• Haber pretendido establecer o restablecer una relación de pareja o de intimidad con la víctima.

• Exista o haya existido entre el sujeto activo y la víctima relaciones familiares, conyugales, convivencia, intimidad, noviazgo, amistad, compañerismo, laborales, escolares o cualquier otra que implique confianza, subordinación o superioridad.

• Si el delito se comete en presencia de hijas, hijos o cualquier otro familiar de la víctima.

• El cuerpo de la víctima sea expuesto o arrojado en un lugar público.