OPINION

Llueve sobre mojado


Anteriormente se anunció la inclemencia del fenómeno natural del Niño a lo largo de las costas ecuatorianas sobre un aluvión que iba acontecer a mediados del 2015, hasta se adelantó el calendario escolar de ese año lectivo para que los niños/as no sufran ese embate de la naturaleza, y en si no hubo nada de fuerte apenas algunas precipitaciones y pare de contar pero este invierno sofocante del 2017 , esta que produce aluviones demasiados fuertes que ha sobresaltado la opinión pública en general , ya existen inundaciones en las provincias de Manabí,

Anteriormente se anunció la inclemencia del fenómeno natural del Niño a lo largo de las costas ecuatorianas sobre un aluvión que iba acontecer a mediados del 2015, hasta se adelantó el calendario escolar de ese año lectivo para que los niños/as no sufran ese embate de la naturaleza, y en si no hubo nada de fuerte apenas algunas precipitaciones y pare de contar pero este invierno sofocante del 2017 , esta que produce aluviones demasiados fuertes que ha sobresaltado la opinión pública en general , ya existen inundaciones en las provincias de Manabí, Los Ríos, y parte de Guayas con graves pérdidas de las cosechas , por lo que se hace más que necesario tomar las precauciones indispensables de sostener a pulcritud las lluvias torrenciales del fenómeno climático del “Niño”, porque como están aconteciendo no hay quien detenga el fenómeno y otra vez seremos victimas de tantas lamentaciones que sufriríamos a lo largo de este cruento invierno.

Durante nuestra historia no nos hemos llevado muy bien con la naturaleza, hemos sufrido un sinnúmero de fenómenos naturales que nos han dejado mal parados y con cuantiosas pérdidas materiales, económicas y lo más lamentable pérdidas humanas, hemos sufrido Terremotos, lluvias torrenciales, erupciones volcánicas, mareas altas, sequías, el fenómeno de la niña y demás fenómenos de la cruenta naturaleza, la historia relata en los tiempos de la Revolución Liberal sobre la construcción de la líneas férreas de como los trabajadores a base de pulso levantaron tan monumental construcción y en plena época invernal, donde en aquellos tiempos sí que llovía, un verdadero diluvio , se tuvo que traer 4.000 jamaiquinos para poder terminar tan anhelada obra, que fortaleció la unidad de todo un país. A más de eso, las autoridades competentes seccionales junto con los técnicos de los Gobiernos descentralizados, apenas se termine la estación invernal recrear un proyecto de sostenibilidad donde sea el soporte de estabilidad para contrarrestar los embates de la naturaleza , con un estudio técnico depurado de mantener por un largo tiempo la construcción de un verdadero frente que amilane las lluvias no permitiendo las inundaciones, que las calles se conviertan en ríos, que las cosechas no se pierdan y que los mismos ríos no se inunden provocando lamentaciones en los habitantes, un frente común donde sea el que apuntale el plan de contingencia necesaria evitando lamentaciones.

Siguiendo el detalle de un fenómeno de El Niño, aumenta la temperatura del agua en toda la franja ecuatorial del océano Pacífico, hasta la costa norte de Estados Unidos, y los efectos se sienten en todo el mundo: lluvias monzónicas débiles en India, inviernos más fríos en Europa, tifones en Asia y sequías en Indonesia y Australia, entre otras calamidades. Pero cuando el calentamiento ocurre solo en la zona costera de Ecuador, las anomalías (lluvias torrenciales) se restringen a estos territorios. Los expertos llaman "El Niño costero" el hecho de que el aumento de la temperatura del agua ocurra solo frente al litoral ecuatoriano, se relaciona con las corrientes de viento que circulan por esta zona.

En su recorrido hacia la costa ecuatoriana ,esta masa hídrica no encontró ninguna barrera, los vientos costeros que iban en dirección opuesta -de sur a norte- se debilitaron, durante los primeros días de diciembre de 2016 y permitieron el ingreso de las aguas cálidas de Centroamérica. Normalmente el viento que va de sur a norte ayuda a llevar la corriente marina de Humboldt, que es fría. Pero como el viento se había debilitado, la corriente también fue más débil, el calentamiento anómalo del mar en la costa costera empezó a mediados de enero y ha causado que el agua alcance temperaturas pico de 28 ºC en Ecuador.