OPINION

Violencia en parejas del mismo sexo


La investigación científica revela que la elevada tasa, hoy por hoy, de violencia entre parejas heterosexuales, es, en cierta forma, similar a la existente entre parejas del mismo sexo. Hay datos que muestran un enorme parentesco en las características tanto de las víctimas como de los agresores en parejas heterosexuales

La investigación científica revela que la elevada tasa, hoy por hoy, de violencia entre parejas heterosexuales, es, en cierta forma, similar a la existente entre parejas del mismo sexo. Hay datos que muestran un enorme parentesco en las características tanto de las víctimas como de los agresores en parejas heterosexuales y no heterosexuales. En el caso de los agresores, los celos intensos, conducta controladora, atribución de la responsabilidad a su pareja, dificultad para el control de la ira, consumo de alcohol y otras drogas, y déficit de comunicación y habilidades para resolver problemas. En el caso de las víctimas, distorsiones cognitivas, baja autoestima, dependencia emocional, historial de maltrato y déficit de habilidades sociales.

En una investigación longitudinal, Hellemans (2015) encontró que tanto la población de parejas del mismo sexo, como la población de parejas heterosexuales, reportaron características similares de violencia física, violencia psicológica y agresión sexual.

Desde una mirada científica, la violencia de tipo físico nunca se presenta sola, casi siempre el punto de partida para llegar a los golpes, son, en primera instancia, las agresiones verbales.

De esta forma, la violencia psicológica se convierte en el primer peldaño para llegar a la violencia física entre las parejas.

Una vez que se ha quebrantado el respeto entre las parejas heterosexuales y no heterosexuales, la posibilidad de que ocurra un segundo episodio de agresión verbal, y en una menor cantidad de tiempo, es muy alta.

En otros estudios también se ha reportado cierta similitud sobre las características de la violencia entre parejas heterosexuales y no heterosexuales.

Por ejemplo, la violencia psicológica consistía en denigrar, desvalorizar, afectación a la autoestima, y amenazas.

En la violencia física, golpes, empujones, manotazos, ruptura de objetos, etc. Consultas 0988278935