OPINION

No bajan los casos


La nueva normalidad está lejos de ser normal. Más de un millar de casos confirmados de COVID-19 registró El Oro solo en julio. Sin lugar a dudas, la relajación en las medidas de restricción, sumado a la reactivación económica y comercial, más el relajamiento ciudadano, son factores que inciden este promedio elevado de casos.

La nueva normalidad está lejos de ser normal. Más de un millar de casos confirmados de COVID-19 registró El Oro solo en julio. Sin lugar a dudas, la relajación en las medidas de restricción, sumado a la reactivación económica y comercial, más el relajamiento ciudadano, son factores que inciden este promedio elevado de casos.

Hay un repunte de muertes a causa del virus. Julio se situó en El Oro como el segundo mes con más fallecidos por COVID-19 en la pandemia, superado solo por mayo.

La respuesta estatal es una sola: sálvese quien pueda. No hay espacio en los hospitales públicos, no hay medicina, no hay profesionales de la salud suficientes y, sobre todo, no hay indicios de solución a este tema. Las autoridades son claras: el virus no se ha ido y la curva en El Oro está en franco ascenso.

Ahora no queda más que acompañar las justas exigencias ciudadanas de una corresponsabilidad clara. Mientras menos nos expongamos innecesariamente al virus, mejor. Y si lo vamos a hacer, tomemos todos los cuidados respectivos.

Hay otro camino: exponernos libremente hasta llegar al porcentaje requerido para adquirir la denominada inmunidad de rebaño. El riesgo es alto y el costo mayor, tomando en cuenta que puede fácilmente triplicarse la cifra de fallecidos.

Por ahora, las autoridades insisten en que todo es culpa de los ciudadanos por exponerse. ¿Quién liberó y relajó las medidas de confinamiento?, ¿Acaso fueron los ciudadanos por su cuenta?, ¿Quién no dota de camas necesarias a los hospitales públicos del país?, ¿Acaso son los ciudadanos?

Esto no es cuestión de deslindarse de responsabilidades. Más bien, es de asumir compromisos conjuntos. Y si se torna imperioso volver al rojo, pues que se lo haga. Son 13 de 14 cantones orenses los que reportaron presencia de coronavirus. Solo Chilla se salva. En lugar de registrar menos casos diarios, las estadísticas están al alza y eso ocurre mientras en los portales de las casas de salud se palpan a diario dramáticos casos sin eco en las autoridades.