OPINION

El invierno y las clases


El presente temporal invernal ha ocasionado que el sistema educativo público se replantee cuándo iniciar el nuevo período lectivo.

Sin embargo, con la realidad a cuestas, lo que se pretende es simplemente restablecer lo que ya estaba estipulado mucho antes de la vigencia del actual gobierno.

Recordemos que antes en abril iniciaban las clases y terminaban en enero, con el fin, precisamente, de evitar el temporal invernal.


El presente temporal invernal ha ocasionado que el sistema educativo público se replantee cuándo iniciar el nuevo período lectivo.

Sin embargo, con la realidad a cuestas, lo que se pretende es simplemente restablecer lo que ya estaba estipulado mucho antes de la vigencia del actual gobierno.

Recordemos que antes en abril iniciaban las clases y terminaban en enero, con el fin, precisamente, de evitar el temporal invernal.

No obstante, este gobierno, de las soluciones “mágicas”, ha descubierto el agua tibia y ahora quiere volver a lo que siempre estuvo en vigencia.

Es habitual que los eruditos de escritorio de este régimen se estrellen con la realidad nacional.

Quieren implementar sus “revolucionarias” medidas que para nada se ajustan a lo que realmente demanda el país.

Y así como ha fracasado esta palpable intención de arrancar en mayo las clases y terminar en febrero, son muchas las políticas públicas que para nada se ajustan a las exigencias de la sociedad.

Citamos casos como los de la salud pública, la educación superior, bienestar social, etc. Es momento que el régimen sintonice la misma frecuencia que nuestra gente y no se valga de los caprichitos impuestos desde la cómoda oficina.