INTERNACIONAL

El Supremo obliga a Trump a entregar su información financiera a la Fiscalía


WASHINGTON.- El Tribunal Supremo de EE UU ha decidido este jueves que el presidente Donald Trump no puede bloquear la información financiera y fiscal que le reclama la Fiscalía de Distrito de Manhattan.

El fallo resuelve una batalla legal que el mandatario llevó hasta el final con el fin de mantener en secreto sus cuentas y marca los límites sobre el poder de los presidentes para frenar las demandas de información.


WASHINGTON.- El Tribunal Supremo de EE UU ha decidido este jueves que el presidente Donald Trump no puede bloquear la información financiera y fiscal que le reclama la Fiscalía de Distrito de Manhattan.

El fallo resuelve una batalla legal que el mandatario llevó hasta el final con el fin de mantener en secreto sus cuentas y marca los límites sobre el poder de los presidentes para frenar las demandas de información.

Sin embargo, devuelve a los tribunales inferiores una demanda paralela del Congreso, lo que significa que probablemente ningún dato será público hasta pasadas las elecciones de noviembre.

Se trata del mayor asunto de esta índole que la máxima autoridad judicial dirime desde el caso Watergate, que obligó a Richard Nixon a revelar las grabaciones de sus conversaciones en el Despacho Oval.

La decisión se ha tomado por una mayoría de siete votos frente a dos disensiones.

Los jueces debían dictaminar sobre dos casos distintos, uno resultante de varias peticiones de información por parte de la Cámara de Representantes y otra derivada de las citaciones del fiscal de distrito de Manhattan, Cyrus R. Vance. Ambas demandas están relacionadas con la investigación por los pagos opacos que Trump realizó en las semanas previas a las elecciones de 2016 para silenciar dos supuestas relaciones sexuales extramatrimoniales.

“En nuestro sistema judicial, ‘el público tiene derecho sobre las pruebas de todos los hombres’. Desde los primeros días de la República, ese ‘todos los hombres’ ha incluido al presidente de los Estados Unidos, empezando por Jefferson y siguiendo hasta Clinton”, señaló el presidente del Supremo, el juez conservador John Roberts, que redactó la opinión mayoritaria.

El Supremo también obligó a Bill Clinton a aportar pruebas en un pleito de acoso sexual que acabó derivando en el famoso impeachment del llamado caso Lewinsky.

Los abogados del republicano habían alegado que el Congreso no estaba legitimado para requerir toda esa información para seguir sus investigaciones y, en el caso de la Fiscalía de Manhattan, ponen sobre la mesa la inmunidad del presidente mientras ocupe el cargo.

La interpretación constitucional del Departamento de Justicia estadounidense establece que los mandatarios no son procesables y por eso deben someterse a procesos de impeachment o juicios políticos en el Senado, como el celebrado a principios de año a raíz del escándalo de Ucrania.

“Ningún ciudadano, ni siquiera el presidente, está categóricamente por encima del deber común de aportar pruebas cuando se le requiere en un proceso penal”, señala el escrito de Roberts.