PORTADA

Gobierno debe buscar un vicepresidente que le ayude a solucionar problemas, coinciden analistas


QUITO.- El analista Felipe Burbano de Lara cree que la salida de Otto Sonnenholzner no afecta al gobierno porque la suerte de la administración de Moreno ya está echada desde hace un tiempo y va a tener que batallar los próximos meses en condiciones muy adversas.

QUITO.- El analista Felipe Burbano de Lara cree que la salida de Otto Sonnenholzner no afecta al gobierno porque la suerte de la administración de Moreno ya está echada desde hace un tiempo y va a tener que batallar los próximos meses en condiciones muy adversas.

“Ha sido vital Sonnenholzner para afrontar la pandemia, la crisis sanitaria, pero más allá de eso el gobierno ya tiene su propia configuración, destino, adversidades, limitaciones y tendrá que enfrentar los meses que le quedan con los recursos que tiene”, dice Burbano, para quien el hecho de la salida parte de un acuerdo interno con el presidente y la llamada “mesa chica” del gobierno, sin llegar a representar una fractura importante.

“Yo creo que sale porque tiene los números buenos. Su gestión frente a la pandemia le ha dado credibilidad, protagonismo, presencia, y está en un buen momento. Quiere aprovechar este momento para salir y, me imagino, empezar a trabajar su propia candidatura”, afirma Burbano de Lara.

El analista y constitucionalista Iván Castro también opina que de los funcionarios del gobierno el que mejor imagen tenía era Sonnenholzner, ganada gracias a un trabajo serio durante los meses en el cargo.

Castro Patiño dice que ahora Moreno deberá buscar una persona joven, seria, con pocos antecedentes políticos y que represente a una nueva generación de ecuatorianos.

Además comenta que las perspectivas del gobierno dependerán de los intringulis internos, pues mucho se ha hablado que dentro de la administración había una línea del vicepresidente y una de la ministra de gobierno.

“En fin, hay, como en todo gobierno, diferentes facciones que componen el régimen y el presidente, por lo que se ve, se decide por una o por otra dependiendo de la circunstancia. Entonces habría que ver si todo el núcleo que se aglutinaba alrededor del vicepresidente se mantiene cohesionado y quien lo sustituya es de la misma línea o, por otro lado, se debilita y desaparece”, comenta Castro Patiño.

Para él, no hay dudas de que Moreno debe conseguir un buen vicepresidente para mantener su imagen relativamente a flote.

En tanto, Burbano de Lara dice que el gobierno de Moreno ha intentado hacer cosas buenas, pero no ha podido principalmente por la poca credibilidad y mala reputación del presidente, además de la falta de bases.

Por lo que Sonnenholzner deberá armar un mejor proyecto para aprovechar las cosas que ha hecho este gobierno, pero que no se aprecia por la mala imagen del primer mandatario.

Respecto a lo que le queda de mandato a Moreno, Burbano de Lara dice que va a tener que buscar la forma de seguir gobernando sin dejarse llevar por las circunstancias porque el país necesita de mejores decisiones en el campo económico, político, sanitario, educativo.

“No es un gobierno que puede cruzar los brazos y decir estoy en la etapa final. Le toca gobernar teniendo por delante problemas muy serios. Tiene que asumir con responsabilidad todas esas dificultades”, añadió.

Para ambos analistas el gobierno no piensa en recomponerse en una fuerza política.

Burbano de Lara incluso afirma que lo más probable es que Moreno lo que quiera es retirarse de la política al terminar su mandato.