CANTONAL

Teniente Político puso fin a canchón donde se aglomeraban a jugar vóley


SANTA ROSA. Con maquinaria, las autoridades dispusieron el bloqueo de la cancha con la colocación de tierra, arena y material pétreo.

Cansados del irrespeto a las disposiciones de no aglomeración y el uso de mascarillas para evitar contagiar y contagiarse del coronavirus, los moradores de El Guayabo (Torata-Santa Rosa) decidieron pedir la intervención urgente de la Tenencia Política para que solucione dicha eventualidad.

La denuncia la avocó el teniente político, Luis Ernesto Vera, quien atendiendo el clamor de los ciudadanos, solicitó la intervención de la Junta Parroquial para, en conjunto, dar punto final a una situación que ya se había convertido en mala costumbre.

“El problema en ese sitio era que un grupo de personas, sin importarle la propia salud y peor la ajena, se reunían sin ninguna medida de seguridad para jugar vóley. Pese a los reclamos de los vecinos, hacían oídos sordos y seguían, como si nada, por horas con sus partidos”, indicó Vera.

SOLUCIÓN

El funcionario aseguró que en anteriores ocasiones ya se había hablado con los irrespetuosos; pero, que al parecer, hicieron caso omiso de las recomendaciones.

“Siguiendo la disposición del gobernador, Danilo Maridueña, pedí ayuda a la Junta Parroquial para trabajar conjuntamente y también tuve el apoyo de la Policía Nacional del Ecuador”, especificó el teniente político.

De acuerdo con Vera, se planificó que la Junta Parroquial consiguiera una retroexcavadora y material pétreo.

Con la maquinaria se echó tierra, arena y piedras, en el canchón que servía como sitio de reunión para los jugadores y el público que se congregaba.

Los moradores de El Guayabo agradecieron la iniciativa y solicitaron que estuvieran pendientes porque ese grupo de ciudadanos, seguramente, buscarán otro sitio donde reunirse a jugar.

“Nos hemos comprometido a seguirles la pista. No vamos a permitir que un puñado de gente ponga en peligro a toda una comunidad. Y en esta ocasión, actuaremos con más rigor. No es nuestra intención amenazar; pero debemos precautelar la salud de la comunidad que es en suma a quienes servimos”, recalcó la autoridad parroquial.