INTERNACIONAL

La muerte de otro afroestadounidense a manos de la policía causa más indignación en EE. UU.


WASHINGTON.- Un nuevo caso se suma a la larga lista de incidentes entre afroestadounidenses y policías en Estados Unidos en medio de la protestas por la muerte de George Floyd.

El hecho ocurrió el pasado viernes en Atlanta y sumó ira a las ya encendidas protestas en el país contra el racismo y la brutalidad policial, que continuaron el domingo en todo el mundo.


WASHINGTON.- Un nuevo caso se suma a la larga lista de incidentes entre afroestadounidenses y policías en Estados Unidos en medio de la protestas por la muerte de George Floyd.

El hecho ocurrió el pasado viernes en Atlanta y sumó ira a las ya encendidas protestas en el país contra el racismo y la brutalidad policial, que continuaron el domingo en todo el mundo.

La oficina forense del condado caratuló de homicidio el fallecimiento de Rayshard Brooks, de 27 años, por un disparo de la policía.

El sábado, centenares de manifestantes bloquearon una carretera interestatal y prendieron fuego al local de la cadena Wendy’s, afuera del cual ocurrió el hecho.

Decenas de personas fueron arrestadas, según CNN citando a la policía de Atlanta, en el sureño estado de Georgia.

Ley de Justicia en Tácticas Policiales se discute en EE. UU. tras muerte de George Floyd

La alcaldesa Keisha Lance Bottoms, cuyo nombre suena como posible candidata para acompañar al candidato presidencial demócrata Joe Biden, anunció el sábado que la jefa de policía de Atlanta, Erika Shields, con más de dos décadas de trabajo en ese departamento, “ofreció retirarse inmediatamente” del cargo por lo ocurrido.

“No creo que esto haya sido un uso justificado de la fuerza”, dijo Bottoms.

El hecho se produce cuando Estados Unidos enfrenta un juicio histórico sobre el racismo sistémico, con disturbios masivos provocados por la muerte el 25 de mayo del afroestadounidense George Floyd víctima de la brutalidad policial mientras era detenido.

Las protestas que se extendieron primero por todo el país y luego por el mundo pusieron sobre la mesa los legados de la esclavitud, el colonialismo y la violencia blanca contra la comunidad negra y otras minorías, así como la brutalidad de la policía en Estados Unidos.