OPINION

Editorial: Sin agua


En medio de la “nueva normalidad” que atraviesa la provincia surge la rotura de un tramo del acueducto que abastece de agua a los cantones Machala, Pasaje y El Guabo. Peor momento, imposible, sobre todo, en esta época en la que ese elemento se torna fundamental para combatir el coronavirus. ¿Cómo pueden los ciudadanos lavarse constantemente las manos si no hay agua?

En medio de la “nueva normalidad” que atraviesa la provincia surge la rotura de un tramo del acueducto que abastece de agua a los cantones Machala, Pasaje y El Guabo. Peor momento, imposible, sobre todo, en esta época en la que ese elemento se torna fundamental para combatir el coronavirus. ¿Cómo pueden los ciudadanos lavarse constantemente las manos si no hay agua?

Machala, en teoría, debería ser el cantón menos afectado producto de este corte, porque para ello, la municipalidad, a través de la empresa pública de agua, construyó los pozos emergentes. Precisamente, para salir al paso y abastecer del fluido en caso de alguna contingencia como la que estamos atravesando.

No obstante, preocupan otros cantones como Pasaje y El Guabo, ciudades que también sufren constantemente las consecuencias de un sistema de abastecimiento de agua que ya está caduco, cumplió su tiempo de vida útil y, sobre todo, las condiciones en las que se encuentra incluso no son recomendables para la salud de las personas.

Esperemos que el abastecimiento, por medio de tanqueros, sea prolijo, en especial, en los sectores más pobres de la capital orense.

Por cierto, también es momento oportuno que la empresa de agua tome los correctivos necesarios, sobre todo en la facturación, pues la principal queja de los abonados es un aparente cobro excesivo, más aún, tomando en cuenta la calidad del servicio.

Ahora que al menos tres días no habrá abastecimiento de este servicio básico los hogares machaleños, pasajeños y guabeños, las empresas de agua de estos cantones deben tener en cuenta este detalle al momento de facturar. No se puede pretender cobrar lo mismo que meses anteriores, cuando existe una evidente ausencia del servicio.

Si bien es cierto, las responsabilidades de los trabajos recaen sobre la mancomunidad, también es real que son los municipios quienes tienen la competencia sobre el agua potable y por ende, son los alcaldes involucrados los que deberán responder a los ciudadanos.