OPINION

¡No funcionará!


Lenin Ordóñez

A pesar de los esfuerzos que ha desplegado el Mineduc para tener listos a los docentes, la plataforma educativa y los materiales pedagógicos en diferentes formatos para el inicio del año lectivo 2020-2021 me temo que el plan establecido no se cumplirá.

Para fundamentar mi aseveración me remitiré a un artículo anterior que escribí en donde precisaba los bajos niveles de conectividad de los hogares ecuatorianos, las deficiencias en habilidades informáticas de nuestra población estudiantil y la baja disponibilidad de recursos tecnológicos.

Pero a dos meses de la pandemia, la situación económica se ha agravado al punto en que un gran porcentaje de padres/madres de familia no tiene ingresos suficientes como para sostener la economía familiar. Y la situación se pondrá peor … Y si eso ocurre, todo se complicará, incluso la educación “desde casa”.

“A duras penas alcanza para comer”, aseguran algunos padres consultados, de los estratos menos favorecidos. “Sin trabajo debo priorizar mis gastos y la educación de mis hijos, en momentos como este, no lo es”, me respondía un amigo de nivel socioeconómico medio-alto.

Si bien dejamos abierta la ilusión de que el plan COVID-19 pueda funcionar, estableciendo los desafíos a los que se enfrentaba, a pocos días del inicio formal del año escolar en el régimen Costa-Galápagos, esas ilusiones se desvanecen.

Si la idea es mantener a nuestros niños y jóvenes ocupados en casa, que “no pierdan de aprender”, debo decirles a nuestras autoridades educativas que hay muchas actividades para lograrlo, sin atarlos a un plan escolar, pudiendo -de paso- cohesionar más a las familias para afrontar de mejor manera la grave situación que ya se vive.