CIUDAD

Transporte interprovincial se reactivará hasta segunda semana de junio


Hasta la segunda semana de junio se reactivará el transporte interprovincial, servicio que deberá cumplir con todos los protocolos de prevención ante COVID-19, así lo anunció ayer Gabriel Martínez, Ministro de Transporte y Obras Públicas y delegado del COE nacional en El Oro.

Jessica Ríos

jrios@diariocorreo.com.ec

Hasta la segunda semana de junio se reactivará el transporte interprovincial, servicio que deberá cumplir con todos los protocolos de prevención ante COVID-19, así lo anunció ayer Gabriel Martínez, Ministro de Transporte y Obras Públicas y delegado del COE nacional en El Oro.

El Ministro indicó que el COE nacional ya conoció sobre esta propuesta y que el ingreso de los usuarios a las terminales terrestres será similar al que se realiza en aeropuertos, en caso de no contar con cámaras termales la temperatura será medida con termómetro infrarrojo, además se exigirá el uso de equipos de protección personal, sobre todo la mascarilla y las unidades deberán ser desinfectadas cada 3 horas o cada vez que se cumpla con una ruta o frecuencia.

Otro aspecto que se considerará es que los choferes no pertenezcan a grupos vulnerables ni que tengan enfermedades pre existentes que puedan complicar el estado de salud en caso de un eventual contagio. El MTOP entregará señalética para que en los asientos de cada unidad se respete el distanciamiento social.

Los autobuses tendrán completamente prohibido recoger pasajeros en el trayecto pues no quieren perder la trazabilidad de los usuarios. “Una unidad de transporte puede venir de un cantón en amarillo hacia otro en amarillo y pasar por uno en rojo sin problema”, dijo Martínez quien reconoció la crisis que afronta este sector de la economía.

INTRACANTONAL

El Ministro indicó que el cantón cambia su semáforo a amarillo ya puede habilitar el servicio de transporte intracantonal, no se procederá a la reducción de frecuencias o número de unidades pues debido a la disminución del aforo se necesitará de todas las unidades ya que ahora con dos autobuses se cubrirá el número de pasajeros que antes transportaba solo un bus. La Agencia Nacional de Tránsito actualmente no realiza la aprobación de frecuencias o rutas adicionales.

SEMÁFORO AMARILLO

Sobre el anuncio de varios cantones de cambiar el semáforo a amarillo, dentro del contexto de la emergencia sanitaria, Martínez dijo “Los COE son autónomos para poder tomar esa decisión, hay que ser cautos y estar listos”.

El representante del MTOP recalcó que es importante mantener el distanciamiento social y que en las unidades de transporte público se cumpla con el 50% del aforo. “Podemos avanzar hacia el semáforo amarillo siempre que se tenga condiciones para hacerlo, que se use mascarillas y se respete el distanciamiento social”, dijo.

“Si pasamos a amarillo y comenzamos a llevar pasajeros en los buses parados, recargados, abarrotados vamos a poner nuevamente en peligro a la ciudadanía, será un mal y vamos a regresar en el tiempo hace 3 o 4 semanas poniendo en peligro el avance que queremos tener”, acotó.

“Sino estamos en capacidad es mejor esperar, sino hay un compromiso fuerte y claro de los transportistas para que se imponga una sanción para quienes incumplen que incluya la retención del bus o poner en peligro el permiso de operación. Se debe tomar la temperatura de los pasajeros y exigirles el uso de mascarilla”, dijo.

REINICIO DE OBRAS EN SUBCENTROS

El Ministro dijo también que se ha retomado la construcción de los subcentros de salud Brisas del Mar y El Paraíso luego de que el Servicio de Contratación de Obras (SECOB) desaparecerá por disposición presidencial. Estas obras llevan más de dos años a la espera de su culminación.

Martínez dijo que de ser el caso se procederá a la terminación unilateral del contrato pues no se aceptará que haya obras inconclusas con un avance del 50% y que no sirvan a los ciudadanos. Para retomar las actividades se tendrá en cuenta los protocolos de bioseguridad y los obreros deberán recibir de los contratistas todos implementos necesarios para su protección.

DESPIDOS

Sobre los despidos de personal del área administrativa de varios hospitales del país, Martínez dio que se vive “una economía de guerra” y que se ha buscado que en cada área quede al menos un funcionario para no eliminar la atención, acotó que quienes conservan sus empleos deberán aprender a hacer el trabajo de quienes se fueron.

CORRUPCIÓN

EN HOSPITALES

El Ministro dijo que en los casos donde se ha denunciado sobreprecios o corrupción al interior de los hospitales “el Gobierno ha dado facilidades para que se investiguen los casos por parte de la Fiscalía, no se ha tapado el sol con un dedo y la Función Judicial puede actuar con total independencia”.

Mencionó también que hay la propuesta del Presidente de la República para que se haga una sola compra centralizada y no en cada hospital y luego los insumos se repartan a los 700 hospitales del país. Dijo que este proceso único será auditado y vigilado para que haya transparencia pues condenan los hechos de corrupción.

LABORATORIO DEL IESS

El Ministro reconoció que hay demora en el inicio de labores de laboratorio COVID- 19 del hospital general Machala del IESS la cual atribuyó a causas técnicas por las cuales los resultados de las pruebas no salían con la precisión adecuada. Anunció que la próxima semana estará en Machala para gestionar este tema así como la firma de un convenio entre el Ministerio de Salud y la Universidad Técnica de Machala para implementar un laboratorio para pruebas rápidas.

LEY HUMANITARIA

Sobre las protestas ante la aprobación de la Ley Humanitaria y la Ley de Reordenamiento de Finanzas Públicas, dijo “Hay personas que tienen inconformidad porque son afectadas directamente por esta situación grave fiscal que pasa el país y que ha sido acentuada por una crisis sanitaria del COVID que ha golpeado muy duro no solamente al Ecuador sino a todos los países de mundo”.

El Ministro señaló que la situación económica del país contempla varios aspectos como la reducción del precio del petróleo, la disminución de 800 millones en las recaudaciones tributarias, además de la necesidad de tener más recursos para la compra de medicamentos e insumos por la emergencia sanitaria.