NACIONAL

Ecuador pone fin a conversaciones con Odebrecht sobre trama de corrupción


QUITO.- Ecuador anunció que ha dado por finalizadas las conversaciones con la brasileña Odebrecht, debido a que esta firma constructora ha condicionado una eventual reparación al Estado ecuatoriano, afectado por sus actos de corrupción.

QUITO.- Ecuador anunció que ha dado por finalizadas las conversaciones con la brasileña Odebrecht, debido a que esta firma constructora ha condicionado una eventual reparación al Estado ecuatoriano, afectado por sus actos de corrupción.

La Procuraduría de Ecuador, en un comunicado, informó que el titular de esa entidad, Íñigo Salvador, envió una comunicación a la empresa brasileña en la que le informa de la decisión de finalizar las conversaciones.

CONDICIONES

Odebrecht había anunciado que una eventual reparación al Estado ecuatoriano por el daño causado por sus actos de corrupción estaba supeditada a la devolución de un dinero que había sido confiscado en Ecuador por una orden judicial.

Asimismo, la firma brasileña había advertido de una afectación a su disposición de mantener una “cooperación eficaz” con la Fiscalía de Ecuador, si no se restituían los dineros que reclamaba.

Además, Odebrecht “mantiene obligaciones pendientes con el Estado ecuatoriano y con quienes fueron sus proveedores, obligaciones que deben ser cumplidas sin condicionamiento alguno”, precisó la Procuraduría en un comunicado.

Agregó que la constructora brasileña “ha dejado claro que actualmente no cuenta con recursos en el Ecuador que le permitan reparar al Estado en las dimensiones del daño causado, mostrando absoluta falta de seriedad de la intención expresada inicialmente” y que suponía su disposición a entregar una indemnización al país.

PROCESO LEGAL

Por estas razones, la Procuraduría indicó que la constructora brasileña debe “seguir las vías administrativas y judiciales regulares ante las entidades y órganos competentes para reclamar los derechos que considere le asisten”.

Añadió que el Estado ecuatoriano y las instituciones afectadas podrán continuar con “las acciones que la ley les franquea para determinar el daño causado por Odebrecht y así reclamar ante los órganos competentes la reparación correspondiente”.

La Procuraduría General “ejercerá, cuando corresponda, la defensa del Estado ecuatoriano, en resguardo de sus intereses, utilizando los mecanismos legales adecuados”, agregó.