NACIONAL

OIT estima que régimen de pensiones del IESS presentaría reservas negativas en 17 o 20 años


QUITO. El informe de la OIT proyecta los impactos de la pandemia del coronavirus en el fondo de pensiones.

QUITO.- El régimen de invalidez, vejez y muerte del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) puede presentar reservas negativas en 17 o 20 años, de acuerdo con el ritmo de recuperación tras la pandemia.

Esa es una estimación que realizó la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que evaluó los efectos del COVID-19 en la sostenibilidad de las pensiones en Ecuador.

El organismo indicó que la disminución de la población activa cotizante, con su decrecimiento en la masa salarial, tendrá efectos importantes en el régimen de invalidez, vejez y muerte del IESS.

EN CIFRAS

La OIT alude que el IESS estima que la población afiliada podría sufrir una disminución del 7 %, mientras que la masa salarial se reduciría en un 17 %.

“Los impactos de la pandemia en el fondo de pensiones dependen de la rapidez con la que el país, y por tanto el IESS, se recuperen de la crisis”, anota la OIT.

Las proyecciones sobre la situación del fondo efectuadas antes de la pandemia señalaban que las reservas se agotarían en 27 años (2047).

Pero las nuevas proyecciones indican que el régimen presentaría, a raíz de la pandemia de COVID-19, reservas negativas en el 2040 en el caso de una recuperación rápida, y en 17 años (2037) en el caso de una recuperación lenta; esto, asumiendo el pago total de la aportación estatal.

HIPÓTESIS

Para sus proyecciones, la OIT consideró dos escenarios, uno en el que hay una recuperación lenta, donde la población cotizante alcanza los niveles pre COVID-19 recién en el 2030, con un estancamiento en el nivel de los salarios por tres años.

Mientras que en el otro escenario consideró que hay una recuperación más rápida, en donde el IESS alcanza los niveles pre pandemia de la población cotizante en el 2022, con un estancamiento de salarios similar al del escenario de lenta recuperación.

La crisis del COVID-19 ha tenido un duro impacto en el mercado laboral ecuatoriano. Según el gobierno, 150 000 personas se quedaron sin empleo.