CIUDAD

Vicente Arias, representante de servidores y empleados judiciales ‘La reducción de los trabajadores es inoportuna’


Vicente Arias, presidente de la Asociación de Servidores y Empleados Públicos de la Función Judicial de El Oro.

Vicente Arias, presidente de la Asociación de Servidores y Empleados Públicos de la Función Judicial de El Oro, indicó que en lo que respecta a la función judicial, El Oro no cuenta con un número exagerado de funcionarios públicos en el sistema judicial. Añadió que, los 465 funcionarios del sistema judicial para la cantidad de habitantes que tiene la provincia, que es de 643.316, es un número reducido.

“Nosotros tenemos dos tribunales penales desde hace 30 años, por lo tanto, no se puede recortar el personal. Machala es una ciudad grande y no tiene ni una unidad de flagrancia como otras ciudades del país. Aquí hace falta personal en el sistema judicial y disminuir o eliminar los contratos solo perjudicaría la atención a la ciudadanía, que de por sí ya es un servicio complicado. La reducción del personal es inoportuna”, expresó Arias.

Otro de los temas con los que no está de acuerdo es la disminución del sueldo dijo que el salario del trabajador es intocable, porque es uno de sus derechos. Desde hace tiempo, agregó que el salario no ha existido una equiparación con la inflación, por lo tanto, disminuir los salarios al servidor público judicial constituye una aberración a las garantías constitucionales y de carácter internacional.

“Los derechos de los trabajadores son irrenunciables e intangibles. Es deber del Estado respetar estos derechos. En una época de crisis, el Estado debe subsidiar al pueblo y no el pueblo subsidiar al Estado. El Estado debe combatir los actos de corrupción como los sobreprecios de los equipos médicos y a designar funcionarios con la suficiente moral y ética para que no se aprovechen de esta crisis grave que vive el país”, expresó el presidente de la asociación judicial.

A su criterio, en esta emergencia deberían aportar aquellos que más tienen y no el trabajador que vive solo del sueldo. También eliminar las entidades públicas que no le genera recursos sino más bien pérdidas y suprimir las pensiones vitalicias para exgobernantes y funcionarios que en ciertos casos están con sentencia condenatoria.