INTERNACIONAL

Cambiar infraestructura, reto en aviones y cruceros para evitar propagación del coronavirus cuando pase la pandemia


WASHINGTON.- Cuando pase la pandemia del coronavirus, se espera que la vida retome su ritmo habitual. Y vuelvan los vuelos y los cruceros.

Sin embargo, científicos y expertos analizan qué se deberá hacer para que ese retorno sea seguro y no signifique rebrote o expansión de la enfermedad COVID-19. “Esos aviones que vuelan en medio de la pandemia ahora están sujetos a protocolos de higiene más estrictos que nunca, pero cuando la amenaza del virus finalmente desaparezca, la industria del transporte enfrentará una gran preocupación por las infecciones”, recuerda CNN en Español.


WASHINGTON.- Cuando pase la pandemia del coronavirus, se espera que la vida retome su ritmo habitual. Y vuelvan los vuelos y los cruceros.

Sin embargo, científicos y expertos analizan qué se deberá hacer para que ese retorno sea seguro y no signifique rebrote o expansión de la enfermedad COVID-19. “Esos aviones que vuelan en medio de la pandemia ahora están sujetos a protocolos de higiene más estrictos que nunca, pero cuando la amenaza del virus finalmente desaparezca, la industria del transporte enfrentará una gran preocupación por las infecciones”, recuerda CNN en Español.

MODIFICACIONES

Qingyan Chen, profesor de ingeniería mecánica en la Universidad de Purdue en Indiana (Estados Unidos), comentó a ese medio que una opción sería modificar el sistema de ventilación en las aeronaves.

Actualmente se utilizan los filtros denominados HEPA (Detención de partículas de alta eficiencia, por sus siglas en inglés).

Estos funcionan con el envío de aire desde la parte superior de la cabina, lo que hace que se mezcle dentro del avión. Por eso él propone un sistema que dirija el aire hacia cada pasajero, desde la zona de los pies. Al ser más frío que el aire del resto de la cabina, ayudaría a que se eleve hasta la zona de la boca de la persona. Lo que exhale, iría hacia arriba, para que lo capture el filtro.

OTRA OPCIÓN

Mientras, el asesor médico de la IATA (Asociación Internacional de Transporte Aéreo), Andrew Powell, declaró que otra opción sería trabajar en el proceso de embarque. Hasta antes de la pandemia, las personas se amontonaban en filas para acceder al avión. Eso podría cambiar. “Si el vuelo se produce cuando la COVID-19 todavía está circulando, puede ser importante lograr métodos para garantizar un distanciamiento físico de 1,5 metros durante este proceso, que significaría comenzar a abordar con los más alejados de la puerta de entrada, de manera controlada y secuenciada”, explicó.

MÉTODO

Un método podría consistir en la eliminación de filas, a cambio de llamar a los pasajeros al azar o uno por uno. El problema sería que el abordaje demoraría más de lo previsto. La situación es algo diferente en los cruceros. Por ejemplo, el Diamond Princess registró el contagio del 20 % de sus ocupantes. Qingyan Chen comentó que una de las causas sería el sistema de ventilación, que funciona como el de los edificios, enviando el mismo aire a todas las áreas, lo que podría ser peligroso en el caso de existir coronavirus en el ambiente.

“La solución más rápida es convertir todos los filtros a filtros HEPA, y creo que se podría hacer fácilmente”, sostuvo Chen. Sin embargo, el debate sigue aún, mientras la pandemia y los desafíos avanzan.