SALUD

Comer menos carne y seguir disfrutando


Reducir el consumo no conlleva renunciar a ningún nutriente ni caer en una ‘monotonía verde’

Si en la lista de buenos propósitos de Año Nuevo has incluido comenzar a comer menos carne sin más dilación, enhorabuena. Tu salud y la del planeta te lo agradecerán. Ahora, una cosa es decirlo y otra romper con toda una vida de bistecs, chuletas y hamburguesas.

Una vez te pongas manos a la obra te surgirán dudas sobre qué poner en el plato para no perder fuerza o engordar, habrá momentos de flaqueza en los que no tendrás claro qué beneficios tiene privarse de un alimento tan asequible, y habrá ocasiones en las que te preguntarás si todo esto de reducir el consumo de carne no será más que una moda pasajera, una pérdida de tiempo.

Es natural, pero cumplir el plan poco a poco vale la pena. Así que guarda y relee las próximas líneas tantas veces como sean necesarias hasta que hayas convertido tu propósito en un nuevo hábito saludable. (buenavida.com)