SUCESOS

‘Sayayín’ y ‘Finalín’ a la cárcel por balacera en Puerto Bolívar


PUERTO BOLÍVAR. Luis Daniel Castro Guzmán, alias “Finalín”, también es vinculado con la balacera.

PUERTO BOLÍVAR. Jhon William Quiñonez Camacho, alias “Sayayín”, registra 14 detenciones anteriores.

PUERTO BOLÍVAR. Luis Jair Quintero Montaño recibió prisión preventiva por el delito de ataque y resistencia.


PUERTO BOLÍVAR.- Por el posible delito de tentativa de asesinato, Jhon William Quiñonez Camacho, alias “Sayayín” y Luis Daniel Castro Guzmán, alias “Finalín” recibieron prisión preventiva.

La audiencia de formulación de cargos se efectuó la mañana de ayer en el Consejo de la Judicatura de El Oro.

El fiscal Orlando Palomeque acusó a los dos detenidos como las personas que dispararon a Luis Daniel Torres Quinteros.

En su intervención dijo que cámaras de seguridad grabaron el momento en que sujetos en una motocicleta y en un carro Toyota merodeaban el sector.

Extraoficialmente se conoció que el atentado era dirigido para alias “Romario”, pero al registrarse la balacera en el barrio Chilla, Torres recibió tres disparos. Uno fue en el tórax y compromete el corazón.

Las cámaras de los muelles en el estero Huaylá grabaron cuando los sujetos escapaban en los vehículos.

Cuando el carro fue localizado en el garaje de una vivienda ubicada en el sector de La Sapera, noreste de Machala, extrajeron muestras dactilares que, posiblemente coincidían con la de Quiñónez y Castro.

Además, a los dos se les realizó la prueba de parafina, que dio como resultado que en sus manos tenían rastros de pólvora.

Con estos antecedentes, Palomeque acusó a los dos ciudadanos por el presunto delito de tentativa de asesinato y la jueza María Gallardo ordenó la prisión preventiva. La instrucción fiscal tendrá una duración de 90 días.

GRAVEDAD

Tras ser disparado, en un video aficionado se observa a Torres en el suelo mientras pierde abundante sangre por una herida en el pecho.

Se escucha una voz que le pide que no se duerma, porque iba a morir, luego el herido dice que le duele el pecho, además realiza ademanes con sus manes en alusión a la pandilla que pertenece.

En una camioneta particular fue trasladado al hospital Teófilo Dávila. Luego de 24 horas que fuera intervenido, los médicos confirmaron que está estable.

También que será transferido a una casa de salud de Guayaquil para ayudarle a recuperar la movilidad por los daños en la columna.

BALACERA

William Posso, comandante de la sub zona El Oro, dio más detalles sobre la balacera que se registró en La Sapera.

Indicó que por trabajos investigativos se dio la ubicación del carro y del lugar donde se encontraban “Sayayín” y “Finalín”.

Cuando ellos iban a ser trasladados a los patrulleros, familiares y moradores atacaron con piedras a los agentes y luego se escucharon disparos.

“No estaban a simple vista las personas que disparaban, pero se logró detectar las bocanadas de las armas de fuego al ser detonadas y con operaciones de cobertura los agentes de acercaron”, indicó el oficial.

Explicó que los atacantes al momento que se percataron que los uniformados los rodeaban salieron de la vivienda y saltaron al manglar.

“Cuando los miembros policiales comprobaron que los sujetos estaban al otro lado y seguían disparando, hicieron uso de las armas de fuego, pero lógicamente primero evidenciaron que al otro lado del manglar no se encontraban civiles que no tenían nada que ver y podrían ser afectados”.

INTERVENCIÓN

Posso seguró que en el primer ataque resultaron heridos un niño de 12 años y una niña de 5 años. “Las heridas por ventaja no comprometen ningún órgano vital y su situación de salud es estable al momento”.

En la casa de salud uno de los menores fue intervenido inmediatamente. Según personal médico, se extrajo un perdigón de la espalda. Posso explicó que ningún armamento que utiliza Policía Nacional dispara perdigones.

“Por lo regular se usan en escopetas, cartucheras o armas artesanales, que utilizan este tipo de munición”, indicó el oficial. Las armas de dotación disparan proyectiles cales 9 milímetros y 5.56.

FAMILIA

Maribel Castro, esposa de Jhon Quiñónez, manifestó que él al momento del allanamiento estaba en la casa de su madre almorzando en el barrio Urseza 3 y cuando entran los agentes patearon la puerta y dispararon.

“A la niña Ketsia la intervinieron quirúrgicamente del brazo en una clínica particular y al niño como llegó más grave lo metieron al quirófano, porque la bala le da en la columna”, indicó la conviviente.

Dijo que desconoce el arma con la que los menores fueron heridos, pero que tiene como prueba los casquillos que dispararon los agentes.

“Por favor investiguen a los policías que dispararon, porque ellos no entraron a ver a un perro, sino a un ser humano y todos merecemos que nos respeten la vida”, manifestó.