OPINION

Editorial: Lenín y Trump


El encuentro bilateral entre los mandatarios de Ecuador, Lenín Moreno y de Estados Unidos, Donald Trump, es un hecho histórico porque luego de 17 años se registra una visita oficial de un mandatario de esta nación y por el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con el poderoso del norte y el tercero, la búsqueda de un acuerdo comercial con esa nación.

El encuentro bilateral entre los mandatarios de Ecuador, Lenín Moreno y de Estados Unidos, Donald Trump, es un hecho histórico porque luego de 17 años se registra una visita oficial de un mandatario de esta nación y por el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con el poderoso del norte y el tercero, la búsqueda de un acuerdo comercial con esa nación.

Y aunque esta visita, con sus correspondientes honores, causa escozor en el exmandatario y su séquito, no cabe duda que este hecho coloca otra vez al Ecuador en el mapa comercial de la región, porque su visita se constituye en un mensaje de confianza al mundo, que ve al Ecuador dar un giro radical en su política internacional, económica y comercial.

En esta visita analizaron los mandatarios seis temas fundamentales: las partes acordaron reinstalar el Comité de Comercio e Inversiones en Ecuador, tentativamente previsto para abril de este año. El objetivo es delinear una hoja de ruta que permita alcanzar un acuerdo comercial.

También, Ecuador pidió incluir al brócoli, atún en funda, flores y alcachofas en la lista del Sistema Generalizado de Inversiones, cuya renovación será a mediados de este año. La finalidad es que estos productos entren en mejores condiciones al mercado norteamericano.

Ecuador también firmó el memorando para formar parte de la iniciativa América Crece, a fin de canalizar las inversiones norteamericanas en infraestructura de puertos, aeropuertos, vías, petróleo, gas, minería, educación y microemprendimiento. Estados Unidos llegará al país con tecnología y capacitación para crear el Centro de Inteligencia Criminal. Se firmó el acuerdo para la creación de la Unidad Especial Anticorrupción y Lavado de Dinero, de la que formarán parte los Estados Unidos, y organismos ecuatorianos como la Unidad de Lavados de Activos, la Fiscalía General y el Gobierno. Y los mandatarios analizaron la crisis en Venezuela.