OPINION

La amistad


María Fernanda Dillon

Surge de la necesidad de compartir, el ser humano no es un ente aislado sino social.

La verdadera amistad nace del propio ser como una manifestación de amor, de solidaridad y un compartir alegre sin intereses, como parte de una vida sana de dar una sonrisa, un detalle, compartir vivencias, escuchar y ayudar desinteresadamente.

Las tareas de la casa, el estrés del trabajo, los problemas que resolver, las cuentas que pagar, provocan en el ser humano mucha ansiedad y cambios en el estado de ánimo. Se debería despojar un poco del Ego demasiado alto de pensar que uno lo puede todo, es necesario aprender a confiar, relajarse, liberarse por un momento, expresar lo que se piensa y siente en un grupo de amigos.

La amistad es sagrada, se respeta y se aprende a amar. Es un verdadero misterio como uno se siente enajenado, las horas pasan y ningún tiempo es suficiente para compartir, siempre se desea más.

Existe la amistad por siempre a pesar de no ver a esa persona por algún tiempo y cuando se la ve es cómo que el tiempo no hubiera transcurrido, vuelve a ser la misma.

Es muy bien dicho que la amistad es un verdadero tesoro que se debe cuidar y cultivar día a día, no se la debe mancillar con comentarios inapropiados, falsedad, egoísmo.

La amistad se la debe sentir de lo contrario no lo es. La amistad es amplia y hermosa, se da en un grupo de amigos entre padres e hijos entre esposos.

Se debe dar lo mejor sin esperar nada a cambio, esto llena el corazón de amor paz y tranquilidad, algo tan necesario en estos tiempos para vivir con Salud Mental.

La amistad es un regalo divino. “Demos gracias dando. Si todos diéramos nadie estaría sin nada.”

San Rajinder Singh Ji.

Feliz día del amor y la amistad para mis queridas amigas del alma, mi linda familia y para mis amados lectores.