SALUD

Consejos para un pícnic seguro y saludable


Organizar un pícnic es uno de los planes más divertidos para disfrutar de una jornada al aire libre con amigos y familia. Aunque muchas veces estas salidas se convierten en una excusa perfecta para comer demasiado y desequilibrar la dieta, lo cierto es que existen montones de alternativas para hacer que un pícnic sea rico y, además, saludable.

Organizar un pícnic es uno de los planes más divertidos para disfrutar de una jornada al aire libre con amigos y familia. Aunque muchas veces estas salidas se convierten en una excusa perfecta para comer demasiado y desequilibrar la dieta, lo cierto es que existen montones de alternativas para hacer que un pícnic sea rico y, además, saludable.

No obstante, el hecho de cocinar y manipular alimentos en el exterior obliga a observar una serie de pautas para evitar accidentes e intoxicaciones alimentarias que pueden arruinar hasta el pícnic más perfecto.

Bocadillos y ensaladas son el recurso más socorrido en estas ocasiones. Para hacer que estas alternativas sean saludables, los bocadillos deben estar hechos con pan de barra, preferiblemente integral. Lechuga, pechuga de pavo, jamón de York, huevo duro, tomate, sardinas en lata… son algunas alternativas para el relleno del sándwich o bocadillo en lugar de repetir siempre el embutido.

En cuanto a las ensaladas, las combinaciones que existen son infinitas. Hay que primar las variedades de lechugas y vegetales, bien crudos, bien asados. Es conveniente llevar el aliño aparte para que las hojas no se pongan mustias y optar por combinaciones sencillas a base de aceite de oliva, vinagre, especias, limón, pimienta… y poca sal. Las ensaladas pueden llevar pollo, atún, pasta o arroz para que sean más nutritivas.

Algunos tentempiés o acompañamientos saludables pueden ser bastones de verduras para mojarlos en hummus o salsa de yogur, tomates cherry, fruta fresca…