NACIONAL

Tras seis horas concluyó en la Asamblea Nacional primer debate de Ley tributaria


QUITO. La Ley de Simplicidad y Progresividad Tributaria que busca recaudar unos $ 600 millones en 2020 se analizó en el pleno con el informe elaborado por la Comisión de Régimen Económico que fue aprobado por unanimidad.

QUITO.- Anoche, luego de seis horas de discusión, concluyó el primer debate de la Ley de Simplicidad y Progresividad Tributaria.

Tras 26 intervenciones, se pudo conocer los consensos y desacuerdos que existen a lo interno de la Asamblea sobre la propuesta del Gobierno que busca recaudar al menos $ 600 millones de impuestos adicionales para el fisco en 2020.

DISCREPANCIAS

De acuerdo con Daniel Mendoza, presidente de la Comisión de Régimen Económico, que trató la ley, entre los temas que no encuentran consenso están las nuevas reglas para el mercado de telefonía celular.

Es que el Gobierno ha planteado que las empresas telefónicas puedan realizar el pago del uso del espectro, a través de la figura del devengamiento.

Significa que parte del costo se lo pagaría con obras de infraestructura. La idea del Gobierno es que esto permita ampliar la cobertura en lugares remotos.

Otro tema que recibió críticas fue el posible pago del IVA a Gobiernos Autónomos descentralizados, a través de bonos.

POSIBLES CAMBIOS

La propuesta de contribución especial por parte de empresas que facturan más de un millón de dólares recibiría cambios según tres escenarios detallados por el ponente.

El incremento del ICE a la telefonía celular para planes personales pospago, tendría acogida, según indicó Mendoza.

PSC CONTRA IMPUESTOS

La bancada socialcristiana se mostró contraria a todo el segmento tributario que contiene la ley y se ratificó en que no votará por este tipo de medidas “impuesteras”. En cambio, se mostró a favor de todas las medidas que significarían incentivos, perdón de intereses, multas y recargos, es decir de sacrificio fiscal.

El sector de Revolución Ciudadana también se mostró en contra de la ley. Hay otro sector de asambleístas, conformado por la propia bancada gobiernista, SUMA, CREO, BADI, entre otros, que aparentemente estarían dispuestos a viabilizar la ley. Esta deberá debatirse en segunda y definitiva instancia, la próxima semana.