OPINION

Editorial: LigaPro


¿Es anticipado hacer un balance de la LigaPro cuando todavía faltan por disputarse los Playoffs del fútbol ecuatoriano? Quizá sí, pero al menos, no deja de ser oportuno.

Esta Liga Profesional de Fútbol inició forzada. Tuvo un bastión económico: GolTV. Esa empresa fue la que ofreció hasta lo que no podía cumplir, con supuestos ingresos multimillonarios para el fútbol ecuatoriano, estadios llenos y un torneo competitivo.


¿Es anticipado hacer un balance de la LigaPro cuando todavía faltan por disputarse los Playoffs del fútbol ecuatoriano? Quizá sí, pero al menos, no deja de ser oportuno.

Esta Liga Profesional de Fútbol inició forzada. Tuvo un bastión económico: GolTV. Esa empresa fue la que ofreció hasta lo que no podía cumplir, con supuestos ingresos multimillonarios para el fútbol ecuatoriano, estadios llenos y un torneo competitivo.

La primera etapa concluyó. No hubo estadios llenos (excepto el clásico y uno que otro partido donde jugó Barcelona). Hubo equipos descendidos hasta con cuatro fechas de anticipación como Fuerza Amarilla.

Además, escándalos de falsificaciones de roles de pago, resta de puntos a equipos que inclumplen con sus jugadores, deudas multimillonarias, Fuerza Amarilla no se presentó a un partido porque no tenía ni para alquilar un bus que los traslade a Quito; y para rematar, dos genialidades de Miguel Ángel Loor, titular del organismo: le prestó dinero a Barcelona para que pueda jugar ante Olmedo. No es ilegal, pero sí inmoral desde todo punto de vista porque actúa preferencialmente con un club cuando a otros les quitaron puntos por lo mismo (El Nacional, D. Cuenca, Fuerza Amarilla).

Aparte, manipularon los horarios de la parte final del campeonato a conveniencia de los equipos grandes. El principal favorecido fue Barcelona, que no jugó en horario unificado y aseguró su clasificación a Copa Libertadores.

Una serie de factores que quitan credibilidad a la LigaPro y sus dirigentes. Y por si fuera poco, el rumor de que una casa de apuestas llama a jugadores para amañar partidos. Eso debería investigárselo desde ahora, con todos los partidos del play off de la A, de la B y del ascenso. No sea cosa que empecemos a decir otra vez esa cantaleta de que el fútbol ecuatoriano es honesto, pese a todos los antecedentes ya mencionados.