INTERNACIONAL

El Archivo Secreto Vaticano cambia su nombre por el de Archivo Apostólico Vaticano


El Papa Francisco cambió la denominación del Archivo Secreto Vaticano por el de Archivo Apostólico Vaticano por medio de una Carta Apostólica en forma Motu Proprio firmada el pasado 22 de octubre y publicada este lunes 28 de octubre.

El Papa Francisco cambió la denominación del Archivo Secreto Vaticano por el de Archivo Apostólico Vaticano por medio de una Carta Apostólica en forma Motu Proprio firmada el pasado 22 de octubre y publicada este lunes 28 de octubre.

“Decido que, a partir de ahora, el actual Archivo Secreto Vaticano, sin cambiar nada de su identidad, de su estructura y de su misión, se denomine Archivo Apostólico Vaticano”, dice el Pontífice en el Motu Proprio.

El Santo Padre explica que el Archivo Secreto Vaticano, en sus más de 400 años de historia no escapa a los efectos del tiempo que sufren todas las instituciones históricas.

En concreto, Francisco afirma que toda institución humana, “tocada fatalmente por el tiempo, debe, para permanecer fiel a sí misma y a los objetivos de su naturaleza, no ya cambiar su fisonomía, sino transponer a las diversas épocas y culturas sus valores inspiradores y efectuar las actualizaciones que son convenientes y a veces necesarias”.

El cambio de denominación del Archivo Secreto respondería a esa justificación, es decir, a una actualización conveniente y necesaria de dicha institución.

En la Carta, el Papa recuerda que el Archivo Secreto Vaticano adquirió esa denominación (Archivum Secretum) a mediados del siglo XVII, pero que su origen es anterior, ya que “surgió del núcleo documental de la Cámara Apostólica y de la misma Biblioteca Apostólica (la llamada Bibliotheca secreta) entre la primera y segunda década del siglo XVII”. Antes había sido denominado Archivum novum y Archivum Apostolicum.

Además, el Pontífice justifica este cambio de denominación en la confusión existente hoy entre el término latino secretum (que hace referencia al carácter privado y reservado al Papa del archivo) y el significado en la mayoría de las lenguas modernas de la palabra “secreto”. Una malinterpretación que asentó en el imaginario una idea equivocada sobre la naturaleza del Archivo Secreto.

“El término Secretum, que se ha convertido en el nombre propio de la institución y que ha prevalecido en los últimos siglos, estaba justificado porque indicaba que el nuevo Archivo, querido por mi predecesor Pablo V hacia 1610-1612, no era otro que el archivo privado, separado y reservado del Papa. Así es como todos los pontífices quisieron definirlo siempre, y así es como todavía lo definen hoy en día, sin ninguna dificultad, los estudiosos”.

“Mientras perduró la conciencia de la estrecha relación entre la lengua latina y las lenguas que de ella se derivan, no hubo necesidad de explicar o incluso justificar este título de Archivum Secretum”.

Pero “con los progresivos cambios semánticos que se han producido en las lenguas modernas y en las culturas y sensibilidad social de las diferentes naciones, en mayor o menor medida, el término Secretum, adosado al Archivo Vaticano, comenzó a ser malinterpretado y a colorearse de matices ambiguos, incluso negativos”.

De ese modo, “al haber perdido el verdadero significado del término secretum y asociando instintivamente su valencia al concepto expresado por la palabra moderna ‘secreto’, en algunos ámbitos y ambientes, incluso en aquellos de cierta importancia cultural, este término ha asumido el significado prejudicial de escondido, de no revelado y reservado para unos pocos”