CIUDAD

El sector comercial registró una baja del 50% en sus ventas


En el sexto día de protestas el sector comercial de Machala mostró su preocupación por el déficit que presentan sus negocios debido a la paralización, manifestaciones y el vandalismo que ocurren en el sector desde el pasado jueves 3 de octubre, aseguraron.

Ruth Valencia Fajardo

rvalencia@diariocorreo.com.ec

En el sexto día de protestas el sector comercial de Machala mostró su preocupación por el déficit que presentan sus negocios debido a la paralización, manifestaciones y el vandalismo que ocurren en el sector desde el pasado jueves 3 de octubre, aseguraron.

Almacenes

Ayer, los locales como joyerías, bazares, heladerías, telefonías, farmacias y almacenes de electrodomésticos, en su mayoría permanecieron cerrados y otros brindaron atención hasta las 16:00.

Tenemos abiertos nuestros locales pro si se fija todos tenemos la particularidad de tener los portones hasta la mitad, esto como medida de seguridad por si se desencadena un saqueo, entonces los que estamos cerca de la puerta podemos reaccionar de manera más rápida”, explicó Juan (nombre protegido), colaborador de los almacenes de electrodomésticos.

El ciudadano explicó que las ventas durante estos días fueron nulas, “la semana por más mala que sea normalmente se cierra con 6 o 5 ventas pero como hemos cerrado temprano o no hemos abierto por temor de los ladrones que se aprovechan de disturbios nos hemos ido a pérdida”.

COMIDA

Si bien algunos locales de comida aún permanecían abiertos, los volúmenes de ventas fueron muy bajos, con una caída promedio del 50% frente a un martes normal.

“El impacto negativo de las manifestaciones dejó y sigue dejando pérdidas muy significativas para el comercio, personalmente hoy mi local está con 0% de ingresos, todo el centro está desolado y los únicos que están pasando cada 15 minutos son las cuadrillas delincuentes”, expresó Judith Rivera, propietaria del local de comida Chavos Tex-Mex Grill.

El mismo contexto vivió el local “El Monito”, ubicado en la calle Ayacucho y 25 de Junio. El encargado Carlos Briones explicó que el local sufrió una pérdida del 50%, en comparación a la facturación diaria promedio que realizan regularmente.

BAZAR

Dentro del aspecto general en su mayoría de los comercios que abrieron fueron atendidos por sus propios dueños.

La razón fue debido a que preveían que las ventas serían escasas por la falta de movimiento de gente en las calles debido al cierre de colegios, bancos y la no circulación de transporte público, pero que con la mejor actitud y precaución decidieron abrir para rescatar algo de ventas y no dar por perdido el día.

El local “Dulce Sorpresa” que fue atendido por su propietaria Alisson Maldonado, se notó vacío. Ella cuenta con dos colaboradores pero debido al peligro y la falta de movilización se encuentran ausentes.

Maldonado explicó que por el temor de ser saqueada, se ve obligada a cerrar su local, incluso señaló estar desabastecida de productos con los que realiza distintos detalles personalizados como rosas, flores, el follaje y chocolates, debido al cierre de las vías.