CIUDAD

Tendrá que repartir volantes sobre el respeto ¡Activista fue condenado a un día de cárcel!


Tras estar cerca de 24 horas detenido por el presunto delito de ataque y resistencia, Roger Arcalle salió en libertad tras la audiencia de formulación de cargos que se realizó la tarde de ayer.

Tras estar cerca de 24 horas detenido por el presunto delito de ataque y resistencia, Roger Arcalle salió en libertad tras la audiencia de formulación de cargos que se realizó la tarde de ayer.

El ciudadano fue aprehendido en el parque Juan Montalvo por agentes del Grupo de Operaciones Especiales y Policía Judicial.

Según un informe policial, el sospechoso incitó a las personas para que iniciaran los disturbios, sin embargo, los simpatizantes aseguraron que nunca realizó actos fuera de la ley.

Desde las 14:00 de ayer inició la audiencia, que fue dirigida por la jueza de Garantías Penales, Gina Campoverde.

En la diligencia rindieron su versión cerca de ocho agentes de la Policía Nacional, quienes indicaron que desde que inició la protesta, personal de inteligencia realizó un seguimiento al ciudadano.

Mientras que los testigos que hablaron a favor de Arcalle explicaron que su acción fue pacífica y que no existía razón para que sea detenido.

Como evidencia, la institución policial presentó los uniformes en mal estado de los gendarmes que estuvieron al frente de las protestas.

Tras cerca de tres horas de audiencia, el ciudadano fue declarado culpable, pero Campoverde no dio paso al delito de ataque y resistencia y lo tipificó como una contravención de segunda clase.

Fue condenado a un día de prisión, que ya cumplió desde el momento de su detención en flagrancia.

Además tendrá que cancelar como multa un 50 por ciento de un salario básico unificado a la Policía Nacional y otro 50 al Consejo de la Judicatura.

Como sanción deberá imprimir 500 volantes con el artículo 394 del Código Orgánico Integral Penal, que habla sobre las contravenciones de segunda clase.

Este artículo indica que la persona será sancionada con pena privativa de libertad de cinco a diez días a la persona que maltratare, insulte o agreda de obra a los agentes encargados de precautelar el orden público en el ejercicio de sus funciones.

Los volantes tendrán que ser repartidos a la ciudadanía y lo hará en compañía de un policía.

Al final el ciudadano fue trasladado por agentes del GOE hasta el Centro de Privación de Libertad de Varones hasta donde debería llegar la boleta de excarcelación para que salga en libertad.

A media cuadra del Consejo de la Judicatura, precisamente en las calles Ayacucho y Rocafuerte, se colocó un cerco de seguridad, donde había cerca de 30 ciudadanos que respaldaban a Arcalle y con cánticos celebraban que en minutos iba a ser liberado.