SALUD

Primera vez a terapia ¿Qué debo saber?


Los motivos para comenzar una terapia psicológica se generan por la necesidad que tienen las personas de resolver su personalidad, traumas de infancia o duelos ¿Cómo comenzar? Con mucha disposición y compromiso.

Tomar la decisión de comenzar una terapia sicológica para muchas personas marca un antes y después en sus vidas, ya que a través de las sesiones con el psicólogo comienzan a resolver aspectos de su vida, que en algunos casos, les han impedido vivir de forma plena y desarrollarse a nivel personal y profesional.

¿Cómo comienzo? El primer paso que debe dar una persona que decidió comenzar una terapia sicológica es tener un verdadero compromiso y disposición para realizarla, para luego elegir a su terapeuta, siendo muy importante averiguar y conocer la corriente psicológica que tiene el profesional, ya que esto ayudará a resolver o encontrar los aspectos que desea tratar el paciente.

Es normal que previo a la primera sesión la persona sienta ansiedad, ya que “las expectativas que tienen son altas, saben que abrirán campos de su vida que no son fáciles y se verán expuestos y vulnerables en el campo emocional ante un extraño al comienzo, para posteriormente validar al terapeuta a medida que encuentren respuesta a su motivo de consulta”, da a conocer Estanislao Jaque, psicólogo de IntegraMédica

Sobre la relación que se va construyendo entre el paciente y su terapeuta, es importante saber que “es tarea de cada profesional proporcionar un seting de confianza y empatía necesaria para que el paciente pueda confiar, como también es función del terapeuta acoger y respetar al paciente, esa es la base de un buen comienzo y futura alianza terapéutica”, explica el profesional.

3 principales motivos para comenzar una terapia

Resolver aspectos de la personalidad: Existen aspectos de la personalidad que a algunas personas les generan ruido en su vida cotidiana, con ellos mismos o en el vínculo con otros, generándoles problemas a nivel social y laboral, impidiéndoles desenvolverse de manera normal.

Resolver temáticas del pasado: En general las personas sienten la necesidad de tratar temáticas que arrastran de la infancia para poder desarrollar una vida adulta plena, motivación que los hace atreverse a buscar ayuda y resolverlas.

Situaciones reactivas propias de la vida: Las situaciones reactivas como un duelo por fallecimiento de un familiar, quiebres o conflictos de pareja, cambios laborales o adaptaciones a nuevas realidades, pueden traer consecuencias a nivel sicológico que es bueno tratarlas.

¿Cuáles son los cambios que genera una terapia?

Los primeros cambios que una persona puede percibir a medida que avanza la terapia sicológica, a veces menores y otras veces muy significativos, según comenta el psicólogo de IntegraMédica, se pueden reflejar a través de una sensación “alivio, se sienten sin una carga de angustia o emocional, el poder comprobar que los cambios planteados tienen el efecto esperado, los síntomas disminuyen. En general el paciente logra una estabilidad y sensación de armonía, que no tenía antes de comenzar. El humor es una de las primeras señales de bienestar, cuando aparece, es una señal de resultados positivos”.