DEPORTES

Barcelona se impone con angustia a Fuerza Amarilla


GUAYAQUIL. Jonatan Álvez protege la pelota ante la presión adversaria.

GUAYAQUIL.- La ilusión de escalar en la tabla de posiciones de pronto se convirtió en angustia.

Sin embargo, el empuje de los aficionados y la calidad de los referentes se impusieron para remontar un 0-1 adverso, transformarlo en victoria 2-1 y hoy meterse en el pelotón de arriba de la tabla.

El drama empezó a instalarse en el Monumental desde muy temprano en este cotejo, cuando un penal fue sancionado a favor de los amarillos.

Jonatan Álvez pudo adelantar a los toreros (4’) al rematar el disparo desde los 12 pasos que lo atajó el portero aurinegro, José Camacho, figura del equipo machaleño.

Y las cosas se complicaron 10 minutos después.

Sergio Mina sorprendió a los locales cuando dominó un par de veces sin dejar que el balón toque el piso y sacó el remate que bloqueó a medias el portero Damián Frascarelli, cuyo rebote lo tomó Edwin Porozo (14’) y definió ante la floja oposición del guardameta.

Pero fue Pedro Pablo Velasco quien igualó (38’) con un potente remate de media distancia.

Fidel Martínez, Jonatan Álvez y hasta Billy Arce, que debutó anoche con el Ídolo, estuvieron imprecisos en el remate final.

Sin embargo, una genialidad de Damián Díaz (82’) cambió la historia. Fue un tiro libre frontal que lo impactó de derecha esquinado al palo más lejano del guardameta, quien pese a su estirada no pudo desviarlo por completo y así se decretó el tanto de la victoria.

Ya en tiempo de adición, por doble tarjeta amarilla fue expulsado el interior zurdo de Fuerza Amarilla, Davinson Jama.

Al final fue victoria canaria y con este resultado, los toreros son cuartos y desplazan al quinto puesto a Independiente del Valle. En cambio, los aurinegros son últimos en el tablero posicional.

Los canarios visitarán el próximo viernes 16 de agosto a Liga, en Quito, a las 19:15, mientras que los machaleños serán locales ante Técnico Universitario, el domingo, a las 15:15, en el estadio 9 de Mayo.