OPINION

El monito emprendedor


Jorge Calderón Salazar

Si bien el comentario del Sr. Presidente no fue con mala intención, al referirse a la problemática laboral que aqueja el país, evidenciada en la falta de empleo tanto en la cantidad como en la calidad del mismo, deja ver una realidad latente y que incluso nos hemos acostumbrado, que es el trabajo infantil y la escasez de oportunidad laborales para los diferentes segmentos poblacionales. Un menor de edad no debe encontrarse laborando sino más disfrutando de su infancia y adolescencia, a través de la educación y los juegos; pero la situación económica de la familia lo arrastra a que este en la calle expuesto a riesgos sociales cada vez más alarmantes.

De ahí que urge una reforma laboral profunda que dinamice el mercado de contratación, haciéndolo más flexible y que permita la libre contratación de personas, sin que esto signifique la precarización de los derechos de los trabajadores.

Algunos aspectos que deben tenerse presente para garantizar una adecuada reforma son: más alternativas respecto a la jornada laboral para considerar los diversos sectores productivos, ampliación de período de prueba, apoyo en las formas de contratación en el caso de nuevos emprendimientos, incorporar criterios de flexibilidad laboral, revisar criterios de repartición de utilidades considerando eficiencia y productividad y no solamente cargas familiares, contratación en base a la actividad productiva que se realice, entre otros.

Si bien en algunos casos ya se avanza, es importante ampliar su espectro para que se dinamice el mercado laboral y hacerlo más atractivo a la inversión.