SUCESOS

¡Le perforó el pulmón con una tijera!


Una pelea por un cliente en una peluquería terminó con una persona gravemente herida en el hospital Teófilo Dávila y otra detenida por tentativa de asesinato. Los dos involucrados son de nacionalidad venezolana.

Una pelea por un cliente en una peluquería terminó con una persona gravemente herida en el hospital Teófilo Dávila y otra detenida por tentativa de asesinato. Los dos involucrados son de nacionalidad venezolana.

Según testigos, el incidente se registró cerca de las 10:50 del miércoles, en la peluquería Fama, ubicada en las calles Nueve de Mayo y Boyacá, en Machala.

El problema inició cuando llegó una persona para contarse el cabello y los dos extranjeros querían dar el servicio, pero ante la confusión del cliente ellos empezaron a discutir.

Se presume que luego que se insultaran, Jorge López se dio la vuelta para alejarse del lugar y, aparentemente, en ese instante Francisco Javier H. H. agarró una tijera de la mesa y lo atacó por la espalda.

Cuando la víctima sintió que fue apuñalado dio un grito y los testigos inmediatamente se acercaron a ayudar para trasladarlo en un vehículo particular al hospital Teófilo Dávila.

Mientras que el posible agresor se dio a la fuga. Agentes del Grupo de Operaciones Motorizadas (GOM) recibieron la alerta del ECU – 911 y al llegar al lugar conocieron que el sospechoso se dio a la fuga.

Esto llevó a los gendarmes a realizar un operativo y en las calles Nueve de Mayo y Guabo, Francisco H. fue neutralizado y en el bolsillo de la pantaloneta encontraron las tijeras llena de sangre.

El aprehendido confesó que mantuvo una discusión con su compañero por un cliente y luego lo atacó. Un médico de la casa de salud indicó que el arma blanca perforó el pulmón izquierdo del herido y necesitaba una operación urgente.

AUDIENCIA

En la audiencia de formulación de cargos, el delito de tipificó como tentativa de asesinato y el juez Dalton Salas dictó la prisión preventiva.

Según el artículo 39, tentativa es la ejecución que no logra consumarse o cuyo resultado no llega a verificarse por circunstancias ajenas a la voluntad del autor, a pesar de que de manera dolosa inicie la ejecución del tipo penal mediante actos idóneos conducentes de modo inequívoco a la realización de un delito.

En este caso, la persona responderá por tentativa y la pena aplicable será de uno a dos tercios de la que le correspondería si el delito se habría consumado.