OPINION

De tal palo tal astilla


En el proceso electoral del 24 de marzo del 2019, en el que pese a las prohibiciones establecidas en la Ley, tuvo como candidato a formar parte del CPCCS, un clérigo, quien respaldado en su sotana y teniendo presuntamente como jefe de campaña a un exmandatario; éste no solo que ganó una vocalía, sino también captó la Presidencia de dicho organismo.

En el proceso electoral del 24 de marzo del 2019, en el que pese a las prohibiciones establecidas en la Ley, tuvo como candidato a formar parte del CPCCS, un clérigo, quien respaldado en su sotana y teniendo presuntamente como jefe de campaña a un exmandatario; éste no solo que ganó una vocalía, sino también captó la Presidencia de dicho organismo.

Como es de conocimiento público, sobre el indicado personaje salieron a relucir las presunciones del cometimiento de delitos; tanto de perjurio como de falsedad en documentos presentados.

Despojado de su humildad, con sus éxitos subidos a la maceta y sin inmutarse de dichas acusaciones, dio a entender, que es el tuti fruti y maca la cachimba de la política ecuatoriana.

De esta arrogancia podemos decir sin duda alguna, que el susodicho sacerdote, proviene de una escuela en donde el maestro prepara a sus discípulos, inyectándoles arrogancia y odio; tal es así que con este suministro, compareció a la Asamblea Nacional, y en corto tiempo de haber estado sentado junto a los comisionados, se paró y sin haberles dado las bendiciones se marchó.

Desplante que le ocasionó el ser llamado a Juicio Político y en el que probablemente podría ser destituido.

La forma de actuar de quien pregonaba la humildad y a través de ella llegó al CPCCS, nos hace recordar a un sujeto que sin mencionar su nombre, la persona que está leyendo mi modesto artículo, sabe de quién se trata y puede recordar, que éste individuo cuando estuvo en campaña utilizó similares mecanismos y una vez en el poder, sacó a relucir de lo que realmente se encontraba revestido. Esta similitud de soberbia nos conlleva a expresar…De tal palo tal astilla.