NACIONAL

Tribunal regresa a etapa de juicio el caso de lavado de activos en el que se declaró inocentes a tres procesados


QUITO. Representantes de la Fiscalía y la Procuraduría del Estado fueron parte de la audiciencia de apelación en la que se declaró la nulidad de lo actuado.

El Tribunal integrado por los jueces Leonardo Barriga (ponente), Patlova Guerra y Henry Caliz declaró la nulidad desde la audiencia de juicio del proceso en el que se dictaminó inocentes a Ramiro Carrillo, Gustavo Massuh y Vladimir Sper por el delito de lavado de activos que se desprendió de la trama de corrupción de Odebrecht.

Entre las razones para declarar la nulidad, los jueces de forma unánime señalaron en su resolución que el Tribunal de primer nivel no motivó de forma adecuada su sentencia. En primera instancia los jueces no encontraron elementos para sancionar a Carrillo, Massuh y Sper y por ello ratificaron su inocencia.

El caso por lavado de activos fue una de las causas abiertas paralelamente al de asociación ilícita en el que fueron sentenciados a seis años de cárcel el exvicepresidente Jorge Glas y su tío, Ricardo Rivera. Carrillo y Massuh en este proceso fueron sentenciados, el primero a seis años, mientras que el segundo, por haber colaborado con la Fiscalía, recibió una pena menor.

La Fiscalía y la Procuraduría apelaron el sobreseimiento. Esta última en audiencia pidió la nulidad de todo lo actuado desde la audiencia de juicio en adelante, debido a que el Tribunal que otorgó el sobreseimiento vulneró el principio de defensa del Estado ecuatoriano al impedir la práctica de prueba.

Para la Procuraduría una causal de nulidad es que el Tribunal de primera instancia no les permitió que en audiencia se reproduzcan los testimonios anticipados dados por José Santos, de Odebrecht, y del mismo Massuh en la causa por asociación ilícita.

Para Wilson Velástegui, abogado de Carrillo, la decisión adoptada refleja que estamos viviendo la “politización de la justicia” o la “judicialización de la política”. Él asegura que el resultado que se hizo público hoy, ellos como abogados defensores ya lo conocía desde hace dos meses.

“Esta situación ha creado muchos problemas a nivel de los jueces y ellos lo saben. En este caso simplemente tenían que dar cumplimiento a una orden de carácter político. Esto no me llama la atención, pero debemos sentirnos avergonzados de que el Ecuador esté entregado en su ámbito judicial a la actividad política”, dijo Velástegui, al tiempo que aclaró que todos saben cuál es el funcionario público que dio la orden.

Por su parte, Reynaldo Zambrano, defensa de Vladimir Sper, explicó que las nulidades alegadas y aceptadas por el Tribunal afectan a su cliente. Por ejemplo, mencionó que su defendido ni él como abogado estuvieron presentes en los testimonios anticipados de Santos o del mismo Massuh dados en otra causa, por lo que no se les permitió ejercer el principio de contradicción.

“Ahora, si estamos estableciendo que los jueces están fallando para quedarse en sus puestos, obviamente y naturalmente ahora lo que manda es el Twitter, las cámaras de televisión y la política”, expresó.

Una vez se declaró que el caso vuelve a la etapa de juzgamiento, se deberá nombrar otro Tribunal de primera instancia que reciba las pruebas y decida si los tres procesados son o no culpables.