OPINION

Editorial: Nueva evaluación a universidades


Para el último trimestre del presente año se anuncia un nuevo proceso de evaluación externa con fines de acreditación a las universidades y escuelas politécnicas del país por parte del Consejo de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (CACES), para lo cual se ha convocado para que los docentes de las propias IES postulen como pares evaluadores.

Para el último trimestre del presente año se anuncia un nuevo proceso de evaluación externa con fines de acreditación a las universidades y escuelas politécnicas del país por parte del Consejo de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (CACES), para lo cual se ha convocado para que los docentes de las propias IES postulen como pares evaluadores.

A diferencia de la evaluación institucional anterior, esta vez no habrá universidades divididas en categorías, puesto que eso fue eliminado con la reforma a la Ley Orgánica de Educación Superior y lo que busca ahora este nuevo modelo es no discriminar la calidad y acreditar todo un sistema, mas no a la universidad como ente individual.

En esta ocasión se trabajará en el cumplmiento de estándares y no de indicadores. Son 20 estándares, de los cuales 15 serán cualitativos y 5 cuantitativos. Según Mauro Cerbino, consejero del CACES, este modelo de evaluación que se aplicará desde octubre, ha sido construido de forma más ágil y compacta y con una alta participación de las instituciones de educación superior.

Sin embargo, los esfuerzos de las universidades no son siempre reconocidos. Por ejemplo, la Universidad Técnica de Machala, además de acreditar, subió dos categorías. De la D pasó a la B. Supuestamente esto iba a beneficiar para que cuente con mayor presupuesto pero más bien el siguiente año, vino menos dinero que antes. Se nos vendió humo desde el Gobierno anterior.

Pese a ello, las evaluaciones deben ser una práctica constante en las instituciones de educación superior y no ver a la visita in situ, como una semana de tortura y angustia. La comunidad de la UTMACH debe prepararse para este nuevo desafío, con el fin de ratificar lo conseguido hace tres años de la mano de sus autoridades, docentes, servidores, trabajadores y estudiantes.