OPINION

Editorial: Tomadura de pelo


El prefecto de El Oro se reunió con el ministro de Transporte y Obras Públicas, Aurelio Hidalgo, en Quito, en un encuentro del que también participó el viceministro de Gestión del Transporte, Iván Carvallo.

El prefecto de El Oro se reunió con el ministro de Transporte y Obras Públicas, Aurelio Hidalgo, en Quito, en un encuentro del que también participó el viceministro de Gestión del Transporte, Iván Carvallo.

Allí hablaron sobre la vía La Primavera y su pronta ejecución. Incluso dieron plazos. Un mes tienen las instituciones involucradas (Prefectura y MTOP) para presentar planos, perfil del proyecto y las certificaciones presupuestarias de la obra de 9 kilómetros.

No sabemos si nos quieren tomar el pelo o subestiman nuestra inteligencia. Incluso hablan de una próxima visita ministerial en agosto.

Pero, ¿Cuándo firman el contrato o convenio? Mencionan todo: estudios, análisis, reuniones, menos lo más importante, la suscripción de este contrato. Recordemos que esta obra será construida con presupuesto del GAD Provincial y del MTOP. ¿Ya convocaron a concurso para ver qué constructora hará la obra?, ¿Será por ejecución directa?

El director de obras públicas de la Prefectura, en una entrevista radial, mencionó que para lo que firmaron durante la última visita presidencial fue tan solo una carta de intención, pese a que incialmente, desde la institución provincial se mencionó que lo suscrito había sido un convenio.

Ese cuento ya lo sabemos. Recordemos que el expresidente Rafael Correa era campeón para firmar cartas de intención de obras que nunca llegaron a El Oro.

Pero según el funcionario, el MTOP financiará el 50 % de los costos tanto de La Primavera como de la vía Balosa. Sobre esta última, habrá una ampliación a cuatro carriles, según el funcionario y la inversión para ello sería de $ 14 millones. Si se cumple lo que se firmó, $ 7 millones asumiría la Prefectura y la diferencia el MTOP.

Pero hay una novedad. Todavía no hay dinero gubernamental para esas obras. Insistimos, es “el cuento del gallo pelón”, o para utilizar otro cliché: Yo te ofrezco y busca quién te dé.