OPINION

Editorial: Jornadas de Ingeniería Sísmica sin los alcaldes


Durante esta semana se realizaron las Cuartas Jornadas de Ingeniería Sísmica, organizadas por la Sociedad de Ingeniería Sísmica, capítulo El Oro, que está liderada por el ingeniero civil, Félix López Machuca, un dirigente entusiasta que promueve esta clase de espacios para el debate ciudadano.

Durante esta semana se realizaron las Cuartas Jornadas de Ingeniería Sísmica, organizadas por la Sociedad de Ingeniería Sísmica, capítulo El Oro, que está liderada por el ingeniero civil, Félix López Machuca, un dirigente entusiasta que promueve esta clase de espacios para el debate ciudadano.

En esta ocasión se hizo los esfuerzos necesarios para traer a reconocidos expositores nacionales, inclusive extranjeros de Perú y México, quienes compartieron sus conocimientos y experiencias durante tres días en el salón auditórium principal de la Universidad Técnica de Machala.

Sin embargo, los alcaldes de los catorce cantones fueron los grandes ausentes. La única autoridad que estuvo presente y sólo el día de la inauguración fue el prefecto provincial. Al parecer no les interesa el tema o las autoridades piensan que estamos libres que nos ocurra un terremoto.

Los municipios en este aspecto cumplen un papel importante, pues son ellos los que conceden los permisos de construcción a las edificaciones y sobre todo, los que ejercen el respectivo control para que esas obras cumplan con las normativas y especificaciones técnicas.

El terremoto ocurrido en nuestro país el 16 de abril del 2016 evidenció que los inmuebles no fueron levantados con los materiales adecuados y es por eso, que muchos de ellos colapsaron, especialmente en las provincias de Manabí y Esmeraldas, lo cual refleja ligereza en la entrega de los permisos de construcción.

Por tal motivo, es importante que los alcaldes se interesen más por estos temas o al menos que deleguen a los concejales o funcionarios que estén insmicuidos en el asunto, pues Ecuador es una nación con un alto riesgo de actividad sísmica, por lo que debería existir mayor sensibilidad y preocupación de los cabildos.

También es necesario, que los municipios sean cada vez más exigentes en los requerimientos, antes de conceder los permisos de construcción, y que se elaboren ordenanzas que establezcan nuevas reglas del juego para el sector de la construcción. Eso, más la sensibilidad ciudadana, ayudará a mitigar los efectos de los sismos.