OPINION

Editorial: Empieza torcido


Es oficial: el presidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, Carlos Tuárez, participó en el proceso para su inscripción con documentos irregulares, previo a la elección de los integrantes de este organismo.

Es oficial: el presidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, Carlos Tuárez, participó en el proceso para su inscripción con documentos irregulares, previo a la elección de los integrantes de este organismo.

Él perteneció al Partido Socialista Ecuatoriano y se desafilió de esa organización política justo para participar en el concurso, un recurso que la Ley prohibe expresamente.

Es lamentable que una persona recurra a este tipo de leguleyadas para intentar hacerse de un cargo público.

Pero más triste resulta saber que ese cargo público es precisamente la entidad que se encarga de la vigilancia y el control social hacia lo público.

¿Con qué calidad moral pretendió hacerlo? Se supone, y esto solo en teoría, que el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social es un organismo creado para designar a las autoridades que van a controlar a los poderes del Estado.

Este tipo de acciones lo único que provocan es que se fortalezca la teoría de la inutilidad de un ente burocrático como el CPCCS. Lamentablemente, esta especie de “cereza del pastel” derivará en poner nuevamente sobre la mesa del debate cuán factible es contar con el CPCCS.

Recordemos que este organismo designa a los superintendentes, contralor, fiscal general, jueces de la Corte Constitucional, en definitiva, altos funcionarios públicos cuya rectitud debería ser su carta de presentación.

Pero si el señor Tuárez fue capaz de vulnerar la Ley, falsear documentos y mentir en el proceso público de inscripción de su candidatura, de qué nomás será capaz luego, cuando tenga todo el súper poder que este organismo confiere.

Y como todo parece fríamente calculado por los agoreros del desastre, en caso de que se ejecute y se dé paso al juicio político y derive en la destitución del funcionario, quien asumirá el cargo es Rosa Chalá, identificada plenamente con el bloque de Compromiso Social, es decir, los correístas.